Ventanielles rompe su aislamiento

El Proyecto Ventanielles es una iniciativa ciudadana contra el deterioro ambiental del barrio ovetense

8 de payares de 2012 DE 2012 • Glayiu

La segregación espacial que ha caracterizado el desarrollo urbano de Uviéu encuentra su mejor paradigma en el sector Teatinos-Ventanielles-Guillén Lafuerza, una zona deprimida topográfica y socialmente, destinada a albergar instalaciones industriales y barriadas obreras. En las obras ahora iniciadas del ramal de la autopista Uviéu-Xixón-Avilés en El Rubín, el Ayuntamiento de Uviéu ejecuta unas obras calificadas por él mismo hace seis años como “notablemente perjudiciales para la calidad de vida de los habitantes” del barrio. Los vecinos se movilizan "para no vivir encima de una autopista".

En febrero de 2006, un puñado de vecinos y vecinas de la calle Río Navia del barrio ovetense de Ventanielles, después de una intensa campaña de movilización vecinal que incluyó la recogida de más de 400 firmas, lograron convencer al Ayuntamiento de Oviedo de que el enlace de la autopista a la altura de El Rubín, en ejecución por el Ministerio de Fomento, y en concreto el ramal que discurriría a escasos metros de sus viviendas, agravaría los problemas de contaminación atmosférica, acústica y aislamiento que de hecho estaban -y aún están- padeciendo. Y como acredita este documento, fue el propio Alcalde de Oviedo entonces y actual Delegado del Gobierno en Asturias, Gabino de Lorenzo, quien por escrito reconoció que el ramal «presenta unas características que perjuidcan notablemente a las viviendas existentes en la esquina de las calles Río Nalón y Río Navia, condicionando de forma negativa todo su frente y la calidad de vida de sus habitantes, y solicitó al Ministerio de Fomento la supresión del ramal y el estudio de nuevas alternativas. El Ministerio, con buen criterio, atendió la solicitud del Sr. de Lorenzo y el ramal, cuya construcción estaba muy avanzada -casi a punto de rematarse-, suspendió las obras y devolvió las cosas a su estado original.

JPEG - 131.4 KB

Pues bien, apenas seis años más tarde, es el propio Ayuntamiento de Oviedo el que ejecuta el mismo proyecto que, como él mismo reconoció y vienen afirmando los vecinos desde hace seis años, constituye una agresión injustificada e inaceptable para la calidad de vida de un barrio que sufre una larga historia de marginación y aislamiento. Por eso la ciudadanía de Ventanielles unida está cargada de razón para impedir este desaguisado y no se detendrá hasta conseguir que el Ayuntamiento sea consecuente con sus propios actos y el Delegado del Gobierno mantenga la palabra dada.

El Barrio de Ventanielles constituye un caso paradigmático de la segregación espacial que sufren numerosas ciudades españolas. Construido a mediados de los años cincuenta del siglo pasado como “ciudad satélite” destinada a satisfacer las necesidades de alojamiento de la población trabajadora, su emplazamiento responde a la lógica de organización del espacio urbano de Oviedo, según la cual los terrenos más adecuados por su accesibilidad y sus condiciones ambientales más favorables se reservan para el uso residencial de las clases acomodadas, mientras que en las zonas más deprimidas topográficamente se emplazan los usos industriales y los poblados obreros. Este emplazamiento residual y la inexistencia de infraestructuras, equipamientos y servicios que aquejaron al barrio desde sus primeros tiempos hasta épocas recientes, resultaron en su degradación en un auténtico gueto aislado del resto de la ciudad, en el que se concentraron múltiples y profundas patologías sociales.

Proyecto Ventanielles, en marcha

Alrededor de medio centenar de personas respondieron a la convocatoria
de Proyecto Ventanielles y se reunieron el pasado domingo 4 de noviembre en el Salón de Actos de la Parroquia para celebrar una asamblea abierta en la que se puso de manifiesto su intención de unirse y organizarse para luchar contra la
problemática que sufre el barrio. El éxito de afluencia se debió en gran
medida al gran trabajo de difusión llevado a cabo la semana anterior, que
incluyó el reparto de quinientos carteles por todos los portales y comercios.

Ventanielles padece una grave problemática que puede sintetizarse en su situación sergregada y marginada respecto de otras zonas de Oviedo, y que se agrava en el contexto actual de crisis económica y recortes sociales. El objeto del Proyecto es mejorar las condiciones de vida del barrio a través de la participación y la colaboración activa de los vecinos sin olvidar ninguna de sus facetas (empleo, sanidad, educación, servicios públicos, transporte, medio ambiente, vivienda…)

Por lo que se refiere al principal problema del barrio, el desempleo, las personas asistentes coincidieron en la necesidad de fomentar el cooperativismo entre los vecinos, en línea con otras experiencias en desarrollo como la Cooperativa Integral Asturiana. Y como primer paso, se apuntó la creación de una Escuela de Cooperativismo.

Otra de las propuestas se centró en la gestión de los residuos y, en concreto, el reciclaje o la revalorización de las cosas que desechamos. Se comentaron experiencias similares como Paraíso LC.

Pero el tema que más interés suscitó entre las asistentes, por actualidad y su carácter de urgencia, fue el proyecto del Ayuntamiento de ejecutar un nuevo acceso desde la Autopista al barrio de Guillén Lafuerza mediante un vial que discurriría excesivamente próximo a varios portales de la calle Río Navia. Los vecinos expusieron la lucha que desde hace varios años vienen manteniendo tanto con el Ayuntamiento como con el Ministerio de Fomento para detener proyectos similares (hace seis años, después de una intensa movilización popular, consiguieron detener un proyecto similar). En esta ocasión, la obra está financiada parcialmente por el Centro Comercial Los Prados, que a cambio obtendría un incremento de la edificabilidad de sus instalaciones, y los vecinos rechazan que el tráfico transcurra aún más próximo a sus viviendas que en la actualidad y temen que las obras dañen la cimentación de sus bloques y se produzcan siniestros como el de la Manzana nº 8 de Ventanielles.

Los asistentes consideran esta actuación como un paso más en el proceso de aislamiento de un barrio ya de por sí suficientemente marginado. En este sentido, la autopista se califica como una barrera urbanística que impide la comunicación fluida y natural del barrio con el resto de la ciudad, que produce contaminación atmosférica y acústica y que convierte al barrio en un fondo de saco. Una brecha urbana que, lejos de ser aún más amplia, debería ir “suturándose” con obras que la conviertan en un bulevar o avenida urbana. Por eso se concluye que la obra (cuyo inicio está previsto para hoy mismo) no sólo perjudica a los vecinos y vecinas de Río Navia, si no que es un problema que afecta a todo el barrio.

En consecuencia, como medidas prácticas para hacer frente a esta nueva agresión que sufre el barrio, se acordaron las siguientes:

  • Campaña de información sobre las consecuencias del proyecto. A tal fin se convocará a los presidentes de todos los portales del barrio, a todos los vecinos y a la ciudadanía de Oviedo en general, a una reunión urgente el próximo domingo 4 de noviembre, a las 13:00, en los salones de la Parroquia.
  • Análisis del proyecto para valorar su adecuación a la normativa vigente.
  • Campaña de boicot al Centro Comercial Los Prados. Se invitará a los vecinos a no comprar en dicha gran superficie mientras mantenga su apoyo a una actuación que agrava más la situación de aislamiento del barrio, favoreciendo además así el pequeño comercio de proximidad.

En la mañana de hoy jueves, miembros de la Asamblea Vecinal de Ventanielles se dirigieron a la Procuradora General del Principado de Asturias D.ª María Antonia Fernández Felgueroso, al Presidente del Principado D. Javier Fernández Fernández y a la Consejera de Medio Ambiente D.ª Belén Fernández González mediante sendos escritos en los que les exponen el perjuicio que dicha obra va a causar no
sólo a las calles Río Navia y Río Nalón si no a todo el barrio, por cuanto que incrementará el efecto-barrera de la autopista A-66a que aísla Ventanielles y le somete a unos niveles inaceptables de contaminación ambiental y acústica.

DOCUMENTOS