Uniovi vuelve a la carga. Comunicado de las asambleas

30 de xineru de 2013 DE 2013 • Glayiu

Las asambleas de estudiantes de la Universidá d’Uviéu se concentrarán mañana jueves ante el Consejo Social del estamento universitario. "Alimerka, la FADE, Banco Herrero y las grandes constructoras de la región imponen a nuestra universidad su presupuesto, lo contenidos de sus planes docentes y hasta quién puede seguir estudiando en la institución", afirman los estudiantes.

En un comunicado hecho público hoy miércoles, las asambleas de estudianes de la Universidad asturiana manifiestan su explícito rechazo a las políticas de recortes aplicadas al nuevo curso académico. A continuación lo reproducimos en su totalidad:

En el presente contexto político-económico, caracterizado la degradación de las instituciones, servicios y bienes públicos ante el acoso de intereses mercantilistas, valoramos los presupuestos de la universidad de Oviedo como un puñal en el corazón de la institución universitaria. Una condena segura que imposibilitará a nuestra institución la realización de las actividades lectivas e investigadoras más básicas. Las cifras que trae consigo este presupuesto son a todas luces inaceptables para quienes luchamos por una universidad para tod@s y solo pueden ser analizadas desde el prisma del camino mercantilizador y privatizador de la educación, trayecto de largo recorrido acelerado con la falaz excusa de la crisis.
Entre los datos más sangrantes nos encontramos con un recorte presupuestario del 6,43% con respecto a 2012, que se suman a las ya inasumibles cifras que viene sufriendo la universidad, que hacen que desde 2010 la institución académica haya visto reducido su presupuesto en aproximadamente un 15%. Más preocupante si cabe es la reducción de la financiación pública sufrida en este periodo 2010-2013, que destapa un 30% menos de financiación pública para nuestra universidad.
El dinero que los entes públicos otorgaban a la universidad en el 2010 representaba el 78,69% del presupuesto total de la institución, en 2011 el 75,57% y en 2013 será del 67%. Esto pone de manifiesto la deriva privatizadora y elitizadora a la que está siendo sometida la institución asturiana por los diferentes gobiernos centrales y autonómicos, pues el déficit de financiación ha tenido que ser suplido con la entrada de capital privado en la universidad y con los continuados e inasumibles aumentos de tasas que los y las estudiantes hemos venido sufriendo estos años.
Estos incrementos del precio de las matriculas provocan que estudiar en nuestra universidad a día de hoy sea el doble de caro que en el año 2005. En solo 7 años la institución académica ha doblado el precio de sus matrículas. Este dato sería más lesivo si no llega a ser porque las protestas estudiantiles de estos últimos años han conseguido frenar esta sangrante escalada de precios. Ahora, este nuevo presupuesto pretende que las y los estudiantes cubramos con nuestro dinero el agujero fiscal provocado por la continua falta de financiación pública, creando un sesgo económico para acceder a los estudios superiores, una valla muy alta que imposibilitará a muchas personas cursar la educación que desean.
La complicidad de la dirección de la universidad para con este desmantelamiento a cara descubierta de la universidad pública asturiana es más que patente cuando estos presupuestos han sido aprobados sin respetar los plazos de enmiendas que marca el propio reglamento de régimen interno del Consejo de Gobierno siendo, por tanto, ilegal el pleno en el que fueron aprobados.
De igual modo, los y las estudiantes de la Universidad de Oviedo queremos denunciar uno de los más lesivos órganos de dominación que sufre nuestra universidad, el Consejo Social.
El Consejo Social es un órgano antidemocrático para con la comunidad universitaria, nacido con la LOU, una de las primeras estocadas a cara descubierta al corazón de la Educación pública superior con el único objetivo de subyugarla a los intereses de los diferentes grupos de poder y de las principales empresas de cada región, dotándoles de una gran capacidad de decisión en temas clave dentro de las universidades. En nuestra universidad Alimerka, la FADE, Banco Herrero y las grandes promotoras y constructoras de la región, entre otros grupos de poder, imponen a nuestra universidad su presupuesto, lo contenidos de sus planes docentes y hasta quién puede seguir estudiando en la institución, a través del Reglamento de Progreso y Permanencia. La autonomía universitaria está robada y subyugada a los intereses de estas empresas y grupos de poder ajenos a la Universidad.
El Consejo Social encuentra su verdadera vocación en el control y dominio de la institución universitaria pública. Por ello, las Asambleas de Estudiantes de la Universidad de Oviedo, y el Consejo de Estudiantes clamamos por su desaparición.