¿Sin periodistes nun hai democracia?

25 de marzu de 2013 DE 2013 • Dani A. Prendes

El 3 de mayu Elsa González, presidenta de la FAPE (Federación d’Asociaciones de Periodistes d’España) garra’l micrófonu, despliega la pancarta, y suelta un speech: “Ensin periodistes nun hai periodismu y ensin periodismu nun hai democracia”. L’exe del discursu ye la enorme crisis llaboral que vive’l sector nel Estáu, con más de 6.000 despidos en 2012 y 57 medios pesllaos. L’intrusismu y la precarización de les condiciones llaborales y non otros factores ye lo que condiciona la llibertá de prensa na so opinión.
Elsa González fala de los putes que tán les coses nel mundín agora que llegó lo dixital y la prensa impresa nun val ni pa espardir sobre’l suelu recién fregao; de que cualquier imberbe cola carrera a medies tea faciendo’l llabor d’un profesional de la información; de que’l cuartu poder tea anguaño fecho por becarios, precarios y blogueros.
Sicasí, la presidenta de los periodistes nun repara en por qué sobren periodistes o en qué se convirtió la profesión col pasu del tiempu. Seis grandes grupos de comunicación controlen los principales medios de prensa, radio y televisión. Otros seis entren nun segundu escalón nel repartu del pastel mediáticu. Y lluéu tán los Taifas rexonales qu’encadarmaron emporios de comunicación con diarios locales.
Media docena d’amos pa garantizar la llibertá de prensa antóxenme pocos.
Dicía Kapusckinsy: “A principios de sieglu XX, la información podía centrase na búsqueda de la verdá o utilizase como un preseu de llucha política. Durante la segunda mitá del sieglu, lo que cuenta na información ye l’espectáculu: cuanto más espectacular, más dinero puede ganase con ella. Esto fizo que la información se separtase de la cultura.” Güei sabemos que la esistencia de medios de comunicación yá nun ye nin por negociu; los medios escritos son sumidorios, pozos ensin fondu. Los grupos mantiénenlos (cuando los mantienen) pa tener presencia pública ya influencia política.
Güei la información nel Estáu ta nes manes de la banca, los ladrilleros, les burguesíes tradicionales (catalana y vasca, mayormente), la Ilesia y magnates de la comunicación mayores o menores (dende Slim a Cebrián, pasando per El Terrat). Llamáime descreíu, pero nun confío en que Berlusconi defienda un llabor informativu profesional y rigurosu nos sos medios. Tampoco en que del cortapega huffingtonianu vaya salir algo más que perres pa la so ama. Les empreses, seyan de comunicación o de menudeo de comestibles, tienen eso, que son empreses qu’obedecen a unos intereses particulares y busquen el so porgüeyu. Si la xera informativa de calidá quedó nel camín, pero la cuenta de resultaos ye curiosa y los intereses de los sos accionistes salieron bien paraos, yá podéis dar por muertos y bien muertos a la llibertá d’espresión, al códigu deontolóxicu o el xuramentu hipocráticu.

Una sociedá que pide a gritos que l’autocensuren ye una reciella d’eternos adolescentes qu’enxamás aspirarán a la madurez colectiva. Y ensin madurez, sí que nun habrá nin democracia, nin socialismu, nin lliberación de nengún tipu.

Ye triste pensar qu’Elsa González nun gurgutiara cuando nesti Estáu atacaron bramente la llibertá de prensa. Cuando pesllaron Egin y Egunkaria nun hebo nenguna vaca sagrada de la comunicación que osare llevantar la voz; cuando va poco pidieron la identificación a una periodista de La Sexta y la detuvieron, los medios de la progresía clamaron contra l’atentáu peperu a la llibertá d’espresión; cuando tolos díes tolos plumillas viven la censura directa o la autocensura preventiva tampoco se siente a la presidenta de la FAPE apelar a la ética del oficiu. Ye más, los medios de mases cacarexen pidiendo “llendes a la llibertá d’espresión”, porque “en democracia nun val too”, y defienden qu’esista el delitu d’opinión, la ilegalización de les idees y el procesamientu del que rompa’l pensamientu únicu.
Toi radicalmente a favor de la llibertá d’espresión, de toa espresión. Porque ye lo que tien esa llibertá: qu’esiste o non, pero nun almite graos. Porque si esiste pa dicir esto, pero non pa dicir aquello, ye que nun tenemos llibertá d’opinión. Vais perdoname, pero dame igual que procesen a los dibuxantes de El Jueves por caricaturizar al maizón, que condenen a Pedro Varela, el neonazi de la llibrería Europa de Barcelona, por negacionista. Una sociedá que pide a gritos que l’autocensuren ye una reciella d’eternos adolescentes qu’enxamás aspirarán a la madurez colectiva. Y ensin madurez, sí que nun habrá nin democracia, nin socialismu, nin lliberación de nengún tipu.
Otru asuntu ye, claro ta, qu’amparándose na llibertá d’espresión, los indeseables quieran metésete en casa (o na mani). Llibertá d’espresión sí, pero vete a espresate a casa de tu santa madre. Y arrecostina coles consecuencies que’l llibre exerciciu de la to opinión pueda traete.