Selmana Negra, o la freetanga que nos fadrá llibres

8 de xunetu de 2013 DE 2013 • Pablo X. Suárez

Hai dellos sitios o eventos na vida a los qu’ún promete convencíu, añu tres d’añu, nun volver, y nun lo cumple. D’esta falta de coherencia creo que yá llibré nel casu del Aquasella, al qu’asistí incomprensiblemente 5 años seguíos engañáu por escepciones del cartel que, a la hora la verdá, nunca pudieron compensar el momentu yonki y feísta del amanecer, cuando la lluz sobre la faz del hiperenfarlopáu crea un efectu a la vez fondu y grotescu. Sicasí, sigo volviendo cada poco a festivales indie, al Parqueprin o, nun sé, al Alsa, a la escontra de toles mios convinciones, sintiéndome mierda, como quien revive na resaca la fartura y el cansanciu d’una droga a la que ta irremediablemente engancháu.

Carreto esta bolsa de plásticu enllena de saldos de los años ochenta, restos stock d’Ediciones Júcar y Norma Cómics, y calibro si’l so pesu pagará les penes del baturiciu de domingueros d’enteselmana col qu’acabo d’engarrame mentalmente ente glayíos de feriantes, golor a aceitón y músiques de los peores tipos entemecíes unes con otres. Añu tres d’añu arrampuño nos mesmos puestos, polo que poco queda yá nellos qu’arrascar.

Fuera d’ello, que ye lo menos, hai puntos especialmente críticos pelos qu’ún, ensin querelo, acaba pasando. Hai tiempu, probes provincianos de nós, a almirar l’altor de la noria, flor y emblema de la presente feria. Un poco más allá, la choni del cuartu acaba de sacar una muñeca chochona na tómbola, la kioskera d’abaxo llanta l’últimu ñascu al bocata de criollu con Cabrales y hai un paisanu d’americana y sombreru taramingando, superborrachu, nel conciertu de versiones heavy d’atrás, que bien podría ser la última sensación de la novela negra italiana. Me la come. Nun vuelvo más. O volveré. Tolos años. Prométolo.