El Tratado mundial sobre el mercurio comienza con un débil control de emisiones

23 de xineru de 2013 DE 2013 • Paco Ramos

Tras cuatro años deliberando, se aprueba un nuevo régimen mundial para regular el mercurio. Ecologistas en Acción, como el resto de asociaciones pertenecientes al Grupo de Trabajo Mercurio Cero, expresaron su preocupación porque "el tratado, si bien se dirige en la dirección correcta, no llega lo suficientemente lejos ni lo suficientemente rápido".

El mercurio es un tóxico que se regulará con el nuevo tratado mezclando elementos obligatorios y voluntarios destinados a controlar su empleo y así poder hacer frente a la espiral creciente de riesgos para la salud humana por la exposición al mercurio. “La adopción de un acuerdo jurídico mundial sobre el mercurio es un gran logro”, dijo Michael T. Bender, co-coordinador del Grupo Trabajo Mercurio Cero. “Sin embargo, el instrumento se ve obstaculizada por los débiles controles sobre las emisiones de mercurio de las fuentes más importantes, como las centrales eléctricas de carbón.”

Por ejemplo, las nuevas instalaciones no deberán tener controles de contaminación por mercurio hasta 5 años después de que el tratado entre en vigor, mientras que para las instalaciones existentes pasarán 10 años antes de que comiencen a controlar sus emisiones.

Sin embargo Ecologistas en Acción dice que hay indicios positivos en el tratado. Entre estos se incluyen disposiciones para reducir el comercio, prohibir la minería primaria de mercurio, y eliminar este elemento tóxico en la mayoría de los productos que contienen mercurio, como termómetros, aparatos de medición y baterías.

“Algunas de estas medidas eran impensables apenas un par de años atrás. Ahora bien, existen alternativas para la mayoría de todos los productos que contienen mercurio”, dijo Elena-Lymberidi Settimo, de la Oficina Europea de Medio Ambiente y co-coordinador de Grupo de Trabajo Mercurio Cero. “El tratado envía una correcta señal al mercado y finalmente conducirá a menos exposiciones en todo el mundo.”

JPEG - 22.7 KB

El tratado también se ocupa de la extracción de oro artesanal y en pequeña escala (ASGM en sus siglas en inglés), que es, además del mayor uso intencional del mercurio a nivel mundial, la fuente más grande de emisiones.

“Si bien los planes nacionales de acción fomentarán la reducción del uso de mercurio en ASGM, el tratado no incluye una disposición para exigir el eventual fin a esta contamínate práctica” dijo Richard Gutiérrez, Directora para Filipinas de la organización Tóxicos Ban!. “Con el texto actual, parece que el uso de mercurio en ASGM puede continuar indefinidamente.”

El Grupo de Trabajo Mercurio Cero espera con interés la aplicación del tratado, ya que supondrá el verdadero desafío para los gobiernos, especialmente en los países en desarrollo y menos desarrollados. El nuevo tratado de mercurio, a pesar de sus defectos, representa una oportunidad real de trabajar hacia la reducción significativa del mercurio a nivel mundial.

Mientras tanto se mantienen las notificaciones por contaminación con metales pesados durante el 2012, y la presencia de mercurio sigue siendo la principal fuente de notificaciones en el pescado y otros productos pesqueros.

DOCUMENTOS