Prensa diaria, género y salud

20 de avientu de 2012 DE 2012 • Rafa Palacios

El análisis de este Informe me permite concluir que las informaciones publicadas en la prensa diaria sobre ciencia, salud y medicina mantienen una visión del mundo en términos masculinos, androcéntricos y patriarcales. El varón es la referencia y la mujer “el otro”, invisibilizándola, construyendo el objeto social como masculino y destacando los intereses de los varones sobre los de las mujeres. Los varones se presentan como protagonistas de la acción y del interés social, siendo las mujeres representadas como meros objetos pasivos.

La publicación del Observatorio de la Comunicación Científica de la Universitat Pompeu Fabra “Medicina y Salud en la prensa diaria. Informe Quiral 10 años” dirigida por Gema Revuelta y Vladimir de Semir, y analizada por Janaina Minelli de Oliveira, plantea como objetivos de partida “analizar la información que, en materia de salud, llega a la población española a través de la prensa diaria, profundizar en el conocimiento de los procesos que subyacen bajo la información publicada y reflexionar sobre el impacto de dichos procesos en la sociedad en general y en distintos sectores de forma particular”.
En el trabajo realizado se analizan “más de ochenta y ocho mil textos” de salud y medicina publicados en El País, El Mundo, ABC, La Vanguardia y El Periódico de Catalunya, incluyendo suplementos y revistas distribuidas conjuntamente con ellos, desde el 1 de enero de 1997 hasta el 31 de diciembre de 2006.
Dentro de las conclusiones generales del Informe destaco una: La presencia mayoritaria de varones en la dirección de los medios y en su participación como fuentes de información condicionan el papel de las mujeres en la información pública sobre medicina y salud.
El Capítulo 6 del Informe se dedica a “Género y Salud” y nos revela cuestiones realmente interesantes. Veamos algunas.
La decisión final sobre las noticias de salud y medicina que se publican las toman en última instancia varones, desempeñando un papel mínimo las mujeres en los niveles de máxima responsabilidad. El Informe destaca que, en el año 2001, había 1 mujer y 15 varones en los cargos de presidencia y dirección de los medios analizados y 3 mujeres y 52 varones en los cargos de subdirectores, dirección adjunta y direcciones autonómicas.
Entre los años 1997 y 2001 la redacción de las noticias que se publicaron en los medios analizados fue realizada mayoritariamente por varones en una proporción aproximada de 3 a 2, según datos del Informe. De la misma manera, las fuentes de información para la elaboración de los artículos de salud y medicina son mayoritariamente masculinas en una proporción aproximada de 3 a 1. Estos datos evidencian que se sigue asociando a los varones la imagen de autoridad en temas de salud, ciencia y medicina.

Las informaciones publicadas en la prensa diaria sobre ciencia, salud y medicina mantienen una visión del mundo en términos masculinos, androcéntricos y patriarcales. El varón es la referencia y la mujer “el otro”

La información publicada en la prensa diaria referida a salud y medicina generaliza de forma masculina con lenguaje sexista no distinguiendo entre varones y mujeres, excepto en los temas de ginecología y urología. Pero incluso en estos casos el tratamiento de la noticia tiene un sesgo patriarcal, machista y discriminatorio para la mujer. Los temas que tienen que ver con el aparato genitourinario de las mujeres tratan aspectos de su función reproductora (contracepción, embarazo y aborto), sin embargo respecto a los varones se tratan temas como el cáncer, medicamentos, enfermedades e investigación:

  • El informe enfatiza como la responsabilidad en la prevención de los embarazos no deseados y la planificación familiar se le atribuye en exclusiva a la mujer. “(…) España sigue siendo uno de los países de Europa donde las mujeres se protegen menos contra los embarazos no deseados o las enfermedades de transmisión sexual”. (El País, 28/10/1999). “Lo de estas mujeres es una paradoja: el 80 % de ellas va al ginecólogo periódicamente y se hace las revisiones de rigor. Pero sólo un raquítico 2´6 % solicita a su médico un tratamiento anticonceptivo. Y eso que su vida sexual es bastante activa: el 60 % mantiene más de cuatro relaciones al mes. "Una cifra que está por encima de la del resto de Europa", apunta el doctor Javier Martínez Salmeán, jefe del servicio de Ginecología del Hospital Severo Ochoa de Madrid y miembro del equipo Daphne”. (El Mundo, 10/06/2000).
  • Cuando aparecen noticias referidas a la reproducción respecto a los varones el tema tratado es la calidad del esperma. “Los hombres más atractivos para las mujeres tienen espermatozoides de mejor calidad”. (El Mundo, 30/05/2003). “Utilizar el ordenador portátil sobre las rodillas disminuye la fertilidad en los hombres”. (El Mundo, 10/12/2004).
  • Se sigue manteniendo el mito del pene como signo de poder, asociando la erección y la potencia sexual de los varones a la juventud y al poder, y las disfunciones eréctiles a la decadencia y a la vejez. “Desde que anda sobre dos pies y piensa con la cabeza, el hombre ha tenido dos sueños: descubrir El Dorado y encontrar la Fuente de la Eterna Juventud. El Dorado sólo lo ha encontrado algún político en las arcas públicas, pero la Fuente de la Juventud pueden haber dado con ella unos científicos norteamericanos con la píldora Viagra, que devuelve la potencia sexual a los hombres”. (ABC, 15/05/1998). “Los hombres impotentes van a renovar su fe –si es que en algún momento la perdieron o dudaron de ella- en el, por ahora, medicamento más famoso de finales de este siglo y del que viene: Viagra”. (El Mundo, 14/05/1998).
  • Se dedican muchos artículos al tema de la comunicación en la pareja desde perspectivas que no dejan de ser sorprendentes. “A ellos se les recomienda acudir a su médico habitual para exponerle su situación de forma natural y sin miedos, ya que la salud en ese ámbito de la existencia afecta directamente en las relaciones, la felicidad y la calidad de vida de mujeres y hombres (…)”. (ABC, 15/06/2004). “Los datos del informe llevaron a San Martín a calificar la salud sexual de los españoles de "discreta". A juicio de Larrazábal, "los españoles se centran hoy más en la ejecución y funcionamiento sexual, en tener más y mejores orgasmos, olvidando el interés por la intimidad, la comunicación y el juego sexual”. (El Mundo, 26/04/2006).

El análisis de este Informe me permite concluir que las informaciones publicadas en la prensa diaria sobre ciencia, salud y medicina mantienen una visión del mundo en términos masculinos, androcéntricos y patriarcales. El varón es la referencia y la mujer “el otro”, invisibilizándola, construyendo el objeto social como masculino y destacando los intereses de los varones sobre los de las mujeres. Los varones se presentan como protagonistas de la acción y del interés social, siendo las mujeres representadas como meros objetos pasivos.
Las mujeres aparecen como elementos secundarios de la noticia o de la investigación, o directamente se las excluye, generalizando los datos e informaciones a los varones, sobrevalorándolos y trivializando a las mujeres.
El sexismo, el modelo patriarcal y el androcentrismo están presentes en el uso del lenguaje, en los conceptos, en el diseño de las investigaciones, en la elaboración de la información y en la interpretación de los resultados.
Indudablemente, la misoginia, la culpabilización de las mujeres, la sobregeneralización en el proceso investigador, la insensibilidad de género, los dobles estándares o doble rasero, lo “propio de su sexo”, la dicotomía sexual y el familismo son las desgraciadas características de la mayoría de las informaciones en la prensa diaria referidas a ciencia, salud y medicina.