Periodismo bajo demanda

La relación entre la Corriente Sindical d’Izquierda y Podemos Asturies a través de la prensa progresista asturiana

17 de febreru de 2016 DE 2016 • Glayiu

Publicaba ayer Asturias24 un artículo titulado «Peligro, la Corriente», firmado por Luis Ordónez, acerca de los vínculos entre Podemos Asturies y la Corriente Sindical d’Izquierda (CSI). Una foto de una barricada de neumáticos ardiendo durante una movilización del sector naval ilustraba el escrito.
Tras tan llamativo —habrá quien diga sensacionalista— titular y un subtítulo que resalta que cuatro de los nueve diputados asturianos de Podemos están afiliados a este sindicato, Ordónez hace repaso de las denuncias de radicalismo que han vertido contra los podemitas personajes destacados de la vida política y sindical asturiana, como el diputado socialista Jesús Gutiérrez, el secretario general de la UGT asturiana Justo Rodríguez Braga o el de Comisiones Obreras en Asturies, Antonio Pino. A continuación, el artículo reproduce la opinión sobre el tema del principal estudioso del movimiento sindical asturiano reciente, el profesor de Historia Contemporánea en la Universidad de Oviedo, Rubén Vega, quien viene a cuestionar con argumentos la tesis principal de socialistas, ugetistas y dirigentes de CCOO.
Bajo nuestro punto de vista, la pieza periodística adolece de varios defectos: el primero de ellos una más que evidente desconexión entre un titular espectacular y amarillista, con un subtítulo que acentúa ese enfoque, y un cuerpo de la noticia que desmonta con argumentos autorizados la principal tesis del artículo. En segundo lugar, la escasez de fuentes contrastadas para fundamentar el reportaje evidencia una marcada deficiencia profesional, ya que por toda base el artículo recurre a tres opiniones y un testimonio, todas ellas personas externas, además, a las partes implicadas en la presunta dominación político-sindical. Hubiera sido mucho más profesional, riguroso y sensato consultar a todos los implicados en este asunto, una vez que la opinión del secretario de CCOO, Antonio Pino ya la conocemos, al haberlo entrevistado Asturias24 en fechas recientes. La agenda política de Emilio León, Andrés Fernández Vilanova, Enrique López y Rosa Espiño, los diputados de Podemos afiliados a la CSI, seguramente sea apretada, pero sin duda se habrían prestado gustosamente a responder a las preguntas de Ordónez. Como también habría hecho la Corriente Sindical d’Izquierda, por boca de algún representante de su Ejecutiva. Publicamos aquí el teléfono de la sede sindicato en Xixón, por si Ordóñez no lo tiene o no es capaz de encontrarlo: 985354263. Preguntar por Samuel Fernández.

Si una noticia se construye en base a un titular sensacionalista, tres opiniones de terceras personas y una única fuente que, además, desmiente la tesis principal del titular, se puede afirmar, sin miedo a equivocarse, que se está faltando a la profesionalidad que se espera de un periodista.
Salvo que estemos ante un artículo de encargo que pretende poner en evidencia una opinión interesada al servicio del medio de comunicación o de sus patrocinadores, independientemente de cuál sea la realidad. Porque, si bien la relación de dominación de la CSI sobre Podemos Asturies que denuncian UGT, CCOO y FSA parece ser desmentida por el profesor Vega, la relación partidista entre Asturias24 y el socialismo asturiano es ciertamente objetiva e incuestionable. Como también lo es la tendencia partidista del medio a atacar a Podemos cuando los intereses de la FSA están en juego y la formación morada no quiere entrar por el aro socialista.
Ataques que se extienden a sectores no vinculados orgánicamente con Podemos, cuando desde reflexiones legítimas y en uso de su libertad de opinión intervienen en debates políticos, como ocurrió en el proceso previo a la constitución del gobierno municipal con la presentación de un manifiesto firmado por alguno de sus miembros.

Desde su aparición, Asturias24 ha tratado de hacerse con el nicho del público progresista, una vez desaparecida la cabecera impresa del socialismo asturiano, La Voz de Asturias. Para ello, invita a participar a individualidades de las diferentes familias de la política progresista asturiana como columnistas, incluida la podemita. Pero la pretendida pluralidad se diluye cuando la hegemonía de la FSA entre el electorado de izquierdas se tambalea y cuando Podemos no ejerce de muleta para el maltrecho PSOE asturiano. En ese caso, la práctica de dar continuamente una de cal y otro de arena a la organización asturiana de Podemos deja lugar al rodillo de la línea editorial filosocialista del medio, con la que se fustiga a todo aquello que ponga en cuestión los intereses del PSOE. No hay más que recordar los inflamados artículos de Pablo Batalla cuando estaba en juego la alcaldía de Xixón, en los se mezclaba, sin que le creara conflicto ético alguno, valoraciones políticas personales en piezas supuestamente informativas, del estilo de «el odio a los socialistas en Xixón Sí Puede es cerval». Basándose nuevamente en una tesis construidas sobre una sola fuente, en este caso la de Fernando de Silva, militante de Podemos y hermano del expresidente socialista del Principado Pedro de Silva, el argumento es que la CSI, a través de Cándido González Carnero, domina el aparato de Podemos en Xixón y en Asturies, y tiene como fijación el ajuste de cuentas con el PSOE, culpable, entre otras cosas, de que Carnero pasara una temporada en la cárcel por las movilizaciones de Naval Gijón. Afirmar que Carnero es uno de los actuales dirigentes o pesos pesados de la CSI es errar de pleno, algo comprensible si se tiene como única fuente el testimonio de De Silva, pero que sería fácilmente subsanable si los periodistas de Asturias24 se molestaran en consultar a varias fuentes o en contrastar sus informaciones antes de publicar sus artículos.

Uno de los principales males del periodismo por encargo es que la realidad puede venir a estropearte una buena noticia.

Velo en llínia : «Peligro: la Corriente»