Pedagogía en tiempos revolucionarios

Un paseo por la tierra de Sandino

1u de payares de 2012 DE 2012 • Javier Arjona

Estamos contando estos días en varios foros (Pachakuti, Cosal, La Madreña)
impresiones sobre Nicaragua y Honduras a raíz de una visita reciente por aquellas
tierras de Sandino y de Morazán. Una cuestión concreta que explicamos tiene que ver con un aniversario celebrado: los 25 años de la creación, invento, iniciativa, en medio del ímpetu revolucionario de aquellos años, de un Instituto Agropecuario en Jalapa.

Esta batallita no es ajena a la intensa solidaridad asturiana que existió con Nicaragua, con raíces en la muerte en combate del cura de la cuenca minera Gaspar García Laviana, y la posterior llegada de centenares de personas a Nicaragua, en brigadas de trabajo, en actividades educativas, o en visitas de otro tipo.

Pues bien, hace 28 años, en la mera frontera con Honduras, desde donde había
comenzado una feroz guerra de agresión impulsada, armada y coordinada por los
gringos, en la bella y fértil comarca de Jalapa, un grupo de estudiantes y
trabajadores de la empresa pública agropecuaria que se había creado con las tierras
desapropiadas a los Somoza decidieron que había que crear allí mismo, en el terreno
propicio de esos campos estratégicos, a modo de granero para toda Nicaragua, un
centro para formar a los y las técnicas, y se pusieron a la tarea.

Ahí llegamos varias personas extranjeras, y nos metieron y nos metimos a fondo en la
iniciativa, favorecida por la inmensa capacidad creativa de una revolución joven
aunque asediada. http://www.pachakuti.org/textos/hemeroteca/2012_1/pedagogia-en-revolucion.html Y durante tres intensos años, con escasas vacaciones y mucho voluntarismo, inventando metodologías, ocupando tierras para ampliar la capacidad de autofinanciamiento, buscando profesorado entre ingenieros de otros ramos, juntándose a plenitud con el campesinado de la zona, recibiendo algunos aportes materiales, en forma de libros y medicinas, de los mineros asturianos, se conseguía en 1987 una primera promoción de mujeres y hombres valerosos, con un título ganado con esfuerzos ingentes de los que fuimos testigos y damos fe para siempre.

No es fácil contar ahora las condiciones en que se desarrolló esa pedagogía, con
’fuerzas de tarea’ de la Contra que entraban cada poco desde la frontera, destruían
galerones de tabaco, asesinaban a campesinos y estudiantes, destrozaban cuanto
podían y regresaban al santuario protegido del portaaviones en que EE.UU. convirtió
Honduras.

Por ello también, la revolución sandinista determinó un año armar a todo el pueblo,
como único método efectivo de defensa global, a la postre exitosa pues
militarmente siempre fueron rechazados los contras. En el todo el pueblo entraban
también estudiantes y profesorado, por lo que se daba la particular circunstancia de
que el Instituto era una entidad armada con akás, y en diversos momentos fueron y
fuimos movilizados hacia el monte para defender el territorio, interrumpiendo
momentáneamente las clases, que después debían ser recuperadas a nuevo ritmo de
compromiso colectivo.

Escribimos a la vuelta un folleto, Recuerdos del Porvenir, intentando contar esa
experiencia, y realizamos centenares de actividades divulgativas en aquellos años en
que la solidaridad asturiana se volcaba intensamente con el pequeño país de lagos y
volcanes, y hasta un libro de poemas, por título El Fusil de la Ternura, sacamos en
el Valle del Nalón con poetas y poetisas de aquella comarca, incluyendo otras
peripecias poéticas como la del propio Gaspar García Laviana, o la del obispo
Casaldáliga.

Veinticinco años después de aquella primera promoción de agrónomos/as hemos vuelto para compartir aniversario y feria del maíz, y comprobar los cambios en nuestras vidas: uno de los estudiantes, Óscar, y uno de los profes españoles, Celedonio, habían muerto; 3 ó 4 estudiantes se habían convertido en prósperos empresarios medianos del tabaco, favorecidos indirectamente por la pérdida de las elecciones en 1990 que llevó de nuevo a disgregar las empresas estatales; otro trabaja en la FAO; varios son profesores de Universidad en Estelí, o de Instituto en Jalapa, o en el propio centro Agropecuario; varios cultivan sus propias tierras; dos son gerentes de bancos; y hasta cuatro o cinco emigraron a EEUU donde trabajan sin papeles.

Internacionalismo y Memoria, es lo que se ha conjuntado en esta emocionante
actividad que aquí reportamos. y que sirve en método científico comparativo para las
valoraciones al mirar en el mismo tiempo la situación de Honduras,
http://www.pachakuti.org/textos/hemeroteca/2012_1/verdad-peligrosa-honduras.html
mucho más violenta (20 asesinatos diarios), mucho más desigual, mucho más golpista, pero siempre con colectivos populares firmes en su rebeldía, como el Copinh de los pueblos indígenas o la Ofraneh del pueblo garifunas, y otros a los que acompañar desde nuestra Solidaridad asturiana.