Non al xenocidiu financieru, paremos los desahucios.

12 de payares de 2012 DE 2012 • Glayiu

La selmana pasada morría una muyer de 53 años con empléu, casada y con un fíu, vecina de Baracaldo, cuando una comisión xudicial diba proceder al desahuciu de la so vivienda. La desesperación d’un sistema inxustu llevó a Amaia a tirase pol balcón del so cuartu pisu, inducida pol acoso xudicial encamentáu por un bancu. Ye una traxedia social qu’estroza la vida d’ella y de la so familia y amigos

La selmana pasada morría una muyer de 53 años con empléu, casada y con un fíu, vecina de Baracaldo, cuando una comisión xudicial diba proceder al desahuciu de la so vivienda.
La desesperación d’un sistema inxustu llevó a Amaia a tirase pol balcón del so cuartu pisu, inducida pol acoso xudicial encamentáu por un bancu. Ye una traxedia social qu’estroza la vida d’ella y de la so familia y amigos. La decisión d’Amaia tendría que sollertar a la ciudadanía pa faer funcionar los resortes que torguen qu’otru casu asemeyáu prodúzase, esti casu reflexa la gravedá d’una situación llegal, qu’otorga toles ventayes a la banca y que pon na guillotina a quien nun pueden facer frente al pagu de la so hipoteca.
La PAH (Plataforma d’afectaos pola hipoteca) tachó’l casu de terrorismu financieru» y comunicó que si PP y PSOE tienen la voluntá real de detener la sangría de desahucios tienen de paralizar los desahucios per vía d’urxencia cuando se refieran a primer residencia y sían debedores de papu sanu. Y proponen la regulación de la dación en pagu retroactiva y l’arriendu social.

Que nenguna otra persona tenga que sacrificar la so vida por culpa d’una hipoteca.