Nicaragua: revuelta nel patiu traseru (1/3)

La comandante sandinista Mónica Baltodano visitó Asturies

12 de payares de 2012 DE 2012 • Glayiu

Nicaragua ye un pequeñu requexu del “patiu traseru” de Norteamérica. Ún de los países más probes del continente, y ún de los más interveníos pola marinería estadounidense. Sicasí, el pueblu nicaragüense nunca acabó de resignase a ser colonia del Imperiu, y nel sieglu XX mesmamente tuvo dos procesos insurreccionales contra la dominación foriata. La última, culminaba en 1979 col triunfu del Frente Sandinista de Lliberación Nacional, una xuntanza d’organizaciones nacionalistes, cristianes, marxistes, estudiantiles y gremios obreros, que baltió una dictadura militar sangrina.
Estos díes visitó Asturies Mónica Baltodano, comandante sandinista, agora crítica cola xefatura del Frente, pa participar nos Alcuentros de sensibilización Sur-Norte de Pachakuti, y pa presentar su obra Memories de la llucha sandinista.

Nicaragua yera a metanes del sieglu XX un país subdesarrolláu, con economía de base agrícola (café y banana principalmente), con una concentración escomanada de les tierres nunes poques families, y un pesu ruinucu de la industria. El sistema político yera de turno y vez ente’l Partíu Lliberal y el Conservador, hasta que’l patriarca de la familia Somoza (una de les más adineraes del país), Anastasio Somoza García, decidió afitase como dinastía gobernante del país. Asesináu nun compló de militares nacionalistes, sucediólu nel poder el so fíu Luis Somoza Debayle, al que siguiría Anastasio Somoza Debayle, Tachito. Home dau a los desmanes y a la corrupción, bien ceo ganó l’antipatía tanto de les fuerces d’izquierda como d’importantes sectores oligárquicos del país.

Movimientos nel patiu traseru

JPEG - 3.3 KB

D’ente los grupos d’izquierda ñaz en 1961 el Frente de Lliberación Nacional, xuntanza de varios garrapiellos guerrilleros, que depués llamaráse Frente Sandinista de Lliberación Nacional. Ñaz como alternativa popular a la principal corriente opositora d’entós, la de les facciones lliberal-conservadores, de la mano de veteranos lluchadores compañeros de Augusto César Sandino, caudillo antiimperialista de los años 30, y de carismáticos anque mozos lluchadores populares, ente los que destaquen Carlos Fonseca, Tomás Borge o los hermanos Daniel y Humberto Ortega. A imaxe del Movimiento 26 de julio cubano, el FSLN se proyecta como movimientu políticu más que como organización guerrillera: “les guerrilles son derrotaes y desaparecen; por eso el Frente sigue esistiendo” diz Borge d’aquella. Hasta 1966 el Frente tien el so momentu d’acumulación de fuerces, pa depués abrir un foco de guerrilla rural en Pancansán, d’escasu ésitu, pero gran repercusión mediática nun país yá enforma enraxonáu colos sangrinos escesos de la familia Somoza, sofitada nun temible Guardia Nacional qu’enllena de medrana a la población cola so omnipresencia.

JPEG - 5.2 KB

El precuru del Frente nel so trabayu políticu nes zones rurales xorrecerá cola incorporación d’importantes bases católiques, con figures tan destacaes como’l sacerdote Ernesto Cardenal. Hai que camentar que Nicaragua ye un país con un raigañu católicu incuestionable, y d’aquella, col Conciliu Vaticanu II en marcha, la proliferación de corrientes progresistes dientro la Ilesia llationamericana tornábase davezu en sofitu a les lluches populares.
Sicasí, un inesperáu alcuentru cola Guardia Nacional n’abril de 1966 dexa a la guerrilla del Frente con namás que 7 combatientes aisllaos y probemente armaos na selva nicaragüense. El trabayu na retaguardia tanto nel campo como nes ciudades entainaba, ensin sufrir tovía la represión de la dictadura.
El Frente trata de ganar espaciu na sociedá nica con secuestros espectaculares de personalidaes internacionales, pero la represión nun los dexa nin gurgutiar.
En 1972 un terremotu estroza la ciudá de Managua, y la familia Somoza vuelve a llucise delantre la sociedá nicaragüense arramplando con bona parte de l’ayuda internacional. Pa la mayoría d’analistes, esto ayudó a que l’alministración americana se decatara de que teníen que buscar un reemplazu pa Somoza.

De frente col Frente

JPEG - 35.8 KB

En 1974 el FSLN da un saltu cualitativu y irrumpen nuna fiesta en casa del oligarca Chema Castillo, secuestrando, ente otros, al embaxador estadounidense. A cambio de la so lliberación consiguen perres, llibertá pa determinaos presos, y que-yos radien dos comunicaos. L’enfotu de l’accion yera tamién fortalecer la guerilla rural, pero pela cueta, la represión de la dictadura medró, estrapayando les bases sandinistes nel campu, polo que la direición del Frente optó por ordenar un repliegue hasta 1977. La dictadura pasó a la ofensiva, y la inactividá guerrillera, xunto col espoxigue esponencial que vivió el Frente poles acciones de mayor resonancia, llevó a la discrepancia interna y a la dixebra en tres facciones.

Les tres tendencies

En 1975 pasa a haber tres organizaciones que se reclamen el braeru Frente Sandinista de Lliberación Nacional. Les diferencies polítiques, sobre too táctiques, trata d’iguales la direición sandinista con soluciones disciplinaries en vez de con diálogu, polo que al poco yeren tres les facciones sandinistes: la primera y oficialista yera la tendencia Guerra Popular Prolongada (GPP) a, a imaxe de la triunfante guerrilla vietnamita. Apostaba por volcase nel focu guerrilleru rural pa facer presión nes ciudaes dende’l campu. Consideraba que la situación yá taba maúra p’atacar a la dictadura. Los sos cabezaleros yeren Tomás Borge y Carlos Fonseca.
La segunda tendencia yera la Proletaria (TP) encabezada por Jaime Wheelock Román, Luis Carrión y Carlos Roberto Huembes. Primaba nella el trabayu nes barriaes urbanes, ente los estudiantes y los trabayadores, pa preparar una insurreción que baltiara la dictudura. Cuntaba col sofitu de los grupos cristianos y la intelectualidá urbana.
La tendencia tercerista o insurreccional yera na que taben los hermanos Ortega, Tirado López y Camilo Ortega. Yera partidaria de primar el trabayu urbanu y les aliances con otros sectores de la oposición, incluída la burguesía nacional, con tal de derrotar a la dictadura. Atalantando que’l momentu ye propiciu pa la insurrección, entamen acciones espectaculares como ataques a cuarteles militares, que faen ganar munchos enteros al Frente delantre la sociedá nicaragüense, amás d’esmoralizar a la Guardia Nacional.

JPEG - 42.6 KB

Otra vegada, la reacción de la dictadura ta a piques de chuquinar al conxunto del FSLN. En 1976 morría Carlos Fonseca, fundador y llíder históricu, cuando trataba de xuntar les tres tendencies pa una nueva ofensiva.
En 1977 el Frente ye a entamar una nueva ofensiva, si bien nun algama el calter insurreccional que pretendía. La oposición lliberal al somocismo agrúpase nuna xuntanza denominada “el Grupu los Doce”, que dende Costa Rica puxaba por una “solución política al conflicto” y daba públicu sofitu al FSLN.

JPEG - 6.3 KB

Nes ciudaes, amplios sectores populares entamaben per cuenta propia fuelgues xabaces ya insurrecciones parciales, qu’afalaben al Frente a entainar y tratar d’encauzar esi descontentu social. La dictadura asesinaba al llider de la oposición conservadora, Pedro Joaquín Chamorro, en 1978, al tiempu que’l Frente afalaba tomes de ciudaes, dando la impresión d’una fuerza muncho mayor de la qu’en verdá tenía. En febreru del 78 muerre na toma de la ciudá de Rivas el sacerdotes asturianu Gaspar García Laviana, convertíu en cuadru guerrilleru del FSLN. Magar la gran presión que vuelve exercer la Guardia Nacional, el Frente ye a llantar varios frentes guerrilleros, qu’acompañarán la llucha insurrecional nes ciudades.
En mayu del 78 se forma el Frente Ampliu Opositor (FAO), al que pronto se sumará el Grupu los Doce. Como contraparte, el Frente entama el Movimientu del Pueblu Xuníu (MPU), qu’agrupa a sindicatos, organizaciones estudiantiles y polítiques. El s’oxetu: “ser el gran unificador y propulsor de la movilización popular escontra’l sistema capitalista pal triunfu democráticu y revolucionariu del pueblu nicaragüense”. En agosto del 78 un comandu guerrilleru con Edén Pastora al frente asalta’l Palaciu Nacional y prinda a dellos ministros, diputaos y familiares de la dictadura. Nuevamente, Somoza tien que tragar cola lliberación de presos renomaos, la entrega de perres y la difusión de comunicaos guerrilleros.

JPEG - 13.6 KB

Paralelamente se producen llevantamientos espontáneos de la población en ciudaes como Masaya, Matagalpa, León, Chinandenga o Estelí, onde’l pesu de la llucha nun lo lleva’l Frente, sinon los estudiantes y les clases más emprobecíes, que puñen a la Guardia Nacional con armes cortes y artefactos caseros. En pallabres del principal ideólogu de la guerrilla, Humberto Ortega: “Les mases fueron per delantre de la capacidá de la vanguardia pa ponese al frente”. Un datu: el FSLN entró na insurrección con 150 guerrilleros y na retirada les sos columnes taben formaes por miles de combatientes, armaos colos fierros garraos al enemigu. El fechu insurreccional del 9 de setiembre del 78 foi muncho más propagandísticu qu’efectivu. Los oxetivos cimeros nun pudieron cumplise, pero la dictadura, mancada mortalmente polo qu’ella creía yera una fuerza muncho mayor, decretó la Llei marcial pa combatir la subversión.

El principiu del fin

La derrota cualitativa de la dictadura cola ofensiva de setiembre evidéncialo la iniciativa d’EE.XX. na Organización d’Estaos Americanos pa promover el diálogu ente les partes y el relevu de los Somoza. Pela cueta, la oposición de tou pelaxe muévese pa nun tener que negociar cola dictadura: ñaz el Frente Patrióticu Nacional en febreru del 79, nel que tomen parte toles facciones opositores sacante los partidarios de la negociación dientro del FAO. En marzu les tres tendencies sandinistes roblen la xuntanza, y entamen un hostigamientu xeneralizáu a la Guardia Nacional en toles fasteres. Pal 2 de xunu la direición sandinista llama’l pueblu a “garrar les armes” nun fuelga xeneral insurrecional. Van cayendo les ciudaes perifériques: Estelí, El Naranjo, Rivas, Matagalpa, Jinotega. Pa Managua el FSLN tien otru plan: quería esperar a que la guarnición de 30.000 homes de la Guardia Nacional colara a combatir les insurrecciones de les provincies, pero la presión popular, que lliteralmente se tira al pescuezu de la dictadura, fae que tenga que precipitar les acciones con una fuerza de poco más de 500 guerrilleros.
El 16 de xunu en Costa Rica una Xunta de Gobiernu de Reconstrucción Nacional reclamó el reconocimientu internacional, y llamó a la xunidá pa reconstruir el país en derrotando a la dictadura.
Asina les coses, el 17 de xunetu Somoza cola pa Estaos Xuníos cola renuncia enriba la mesa. La direición sandinista ordena darréu que toles unidaes guerrilleres disbien pa Managua. El día 20 faen entrada na capital la Xunta de Gobiernu y la direición sandinista. Enantes, los milicianos arramblaran col armamentu del búnker de Somoza, col que pudieron escorrer a los restos de la Guardia Nacional.
La xunidá d’acción de fuelga, sublevación y ofensiva militar esgazó dafechu los muérganos de la dictadura, con unes milicies de malpenes unos millares de combatientes (la mayoría axuntaos nos meses caberos de la llucha), pero que se valió de la llucha directa o indirecta de les capes populares de la sociedá nicaragüense.