Nicaragua: revolución, reacción, domesticación (3/3)

Del final del gobierno revolucionario a la vuelta al poder sandinista

19 de payares de 2012 DE 2012 • Glayiu

El branu traxo siempre bona collecha pa la revolución llatinoamericana. Nel casu de la nicaragua sandinistar tampoco fue esceición. El 19 de xunetu de 1979 el FSLN facía una entrada triunfal en Managua, coles cais a reventar de xente que nun quería perder el momentu nel que la Direición Nacional del Frente pisara la capital.
El Frente fízose rápidamente col control del poder, y al cabu’l primer añu la Xunta de Gobiernu de Reconstrucción Nacional, qu’axuntaba a tola oposición al somocismo que nun quiso negociar cola dictadura cuando ésta yá vio les oreyes al llobu, quedó nes manes de los sandinistes. Fue la tendencia tercerista la que puxó, nos años finales de la llucha contra la dinastía Somoza, por facer andecha cola burguesía nacional contraria al somocismu, ya incluso con ellementos conservadores, antimarxistes, que tampoco combayaben cola dictadura. Sicasí, en tres años, el Frente pasó a controlar tolos muérganos de poder de Nicaragua.
Pero fue la sandinista una revolución atípica, como bien decía Javier Arjona na segunda entrega d’esti monográficu. La revolución en Nicaragua rechazó formes virulentes habituales na toma de poder poles armes: nun implantaron la pena de muerte, permitieron, al menos nel entamu, llibertá de medios y que la oposición a la oposición pudiera espresase ensin finsos.

Nos cinco primeros años depués de derrotar a la dinastía de los Somoza los sandinistes desendolcaron de manera unillateral polítiques tresformadores que se traducieron n’avances na redistribución de la tierra y espropiación de los grandes latifundios; implementación d’una asistencia sanitaria universal; gran reducción del índiz d’analfabetismu y desarrollu d’un sistema nacional d’educación; promoción d’un plan nacional de vivienda; creación d’un marcu institucional hasta entós inesistente por depender el país dafechu de la voluntá de la familia nel poder; y lo que ye menos tanxible pero tremendamente importante, una recapitalización del conceptu de “ciudadanu”. Hasta l’añu 79 les capes probes dela sociedá nicaragüense esistíen pero nun cuntaben. El clasismu yera institucional y xeneral, marxinando de la vida cívica a una enorme mayoría de la población. Poro, la política del Frente convirtió en alguien a esa parte de la población que paecía nun esistir pa la dictadura. Les demandes de convocatories elleutorales pela parte de la oposición chocaben cola sentencia de que “el pueblu yá votara coles sos vides na insurrección”.
Sicasí, depués de cinco años nel poder y de remocicase la llei ellectoral pa dar marxe a les otres opciones polítiques, en 1984 el Frente Sandinista convoca y gane los primeros comicios tras el somocismo. Esta infrecuente búsqueda de lexitimar nes urnes lo ganao coles armes na Revolución debióse quizás a tres motivos: per un lláu, el FSLN buscó de siempre distanciase del equilibriu de bloques mundiales, non alliniase nin col atlantismu d’hexemonía estadoxunidense, nin cola órbita soviética. Pa ello, nun tuvo reparos en aceptar sofitos económicos y políticos de la socialdemocracia europea, donante de perres y de credibilidá a nivel internacional. Ún de los sectores que presionó pa que hubiere comicios abiertos y tresparentes foi precisamente esa socialdemocracia del vieyu continente. Pero otru lláu, el Frente necesitaba restar argumentos a los EE.XX. que xustificaran una previsible intervención armada, colo que unes elleiciones onde otros partíos tuvieren oportunidá de ganar yera un bon argumentu. En tercer llugar, el Frente sabíase valedor del favor de la mayoría de la sociedá nicaragüense lluéu de cinco años de polítiques revolucionaries. Foi asina, el FSLN ganó con dos tercios de los sufraxos tanto les elleiciones presidenciales como les llexislatives.

Pero el vecín del norte nun diba dexar vía llibre a una esperiencia socialista en Centroamérica ensin facer res: nel mesmu añu triunfal sandinista, entamó a esbillar una fuerza militar contrarrevolucionaria en territoriu hondureñu. Recurrió a opositores al sandinismo, antiguos guardies somocistes, y a los indios miskitos, indíxenes nicaragüenses a los que la Revolución nun supo o nun quiso atender.

La Contra: una guerra de baxa intensidá

JPEG - 10.4 KB

Yá dende l’añu 79 los EE.XX., viendo’l sofitu popular col que cuntaba el sandinismo, apostó por facer llabor de desgaste en vez de l’habitual intervención de la so marinería en Nicaragua.
Financió y aprendió a una fuerza militar de calter irregular, guerrilleru, pero cola gran diferencia de que la Contra nun tenía nengún interés políticu, namás militar, d’acosu y destrucción. La Contra enxamás trató de ganar a la población porque esa nun yera la idea: tratábase de dir esgonciando la yá precaria economía nicaragüense, con incursiones rápides dende les vecines Honduras y Costa Rica, pa depués de golpear, colar darréu.
Ún de los errores que cometió el primer gobiernu sandinista fue nun curiar les particularidaes de les comunidaes de la costa caribeña nicaragüense. Los indíxenes (miskitos mayormente) y los afrodescendientes reclamaben un marcu autónomu pa gobernase, y pela cueta, el nuevu réxime revolucionariu apostó por cincar firmemente un modelu estatal único y homoxenizador. Nicaragua tien dos fasteres bien diferentes: la del Pacífico, onde se quedaron los colonos españoles y onde la población nativa fue más duramente reprimida, y la Caribe, onde les poblaciones autóctones tuvieron mayor rocea a la imposición d’un modelu cultural foriatu, calteniéndose bramente nuna rellación d’indiferencia col gobiernu central de Managua. Esa indiferencia llevó a los indíxenes a nun collaborar col somocismu, pero tampoco en gran midía cola insurrección sandinista. Asina les coses, cuando llegaron al poder los revolucionarios, la rempuesta que dieron a los indios ye que nun participaran abondo na llucha como pa tener una representación curiosa nel nuevu réxime. Los posteriores intentos d’entendimientu ente ambes partes acabaron de manera violenta. Poro, los sandinistes interpretaron les demandes indíxenistes como acciones belixerantes contrarrevolucionaries, y abriéronse les hostilidaes, que duraron hasta 1984.
A partir de 1984 el gobiernu sandinista pareció entender les circunstancies de la población autóctona y trabayó por un estatutu d’autonomía nel norte y sur de la costa Caribe.
Pero una cosa yeren los indios y otra los contrarrevolucionarios. Esistieron varies facciones de la Contra, financiaes dende l’esterior, entrenaes por oficiales estadoxunidenses y arxentinos, pero non totalmente coordinaes ente sí. El principal grupu foi la Fuerza Democrática Nicaragüense, dirixida por un ex comandante de la Guardia Nacional somocista. Llegó a cuntar con 16.000 homes. L’ARDE (Allianza Revolucionaria Democrática) del ex comandante sandinista Edén Pastora, fue la reacción d’esti a les sos discrepancies de llínea política cola Dirección sandinista.

JPEG - 13.6 KB

Pa financiar los distintos grupos contrarrevolucionarios, los EE.XX. llegaron a vender armamentu a Irán, enllordiau na guerra contra’l vecín Irak, con tal de sacar perres pa la Contra nicaragüense.
En 1989 se firmaben los alcuerdos Esquipula V colos que se ponía fin a los enfrentamientos ente l’Exércitu Popular Sandinista y los grupos reaccionarios, cola promesa sandinistar de diálogar colos partíos de la oposición y el desarme de la Contra.

El movimientu autónomu de muyeres

Una de les consecuencies de la toma del poder polos sandinistes fue’l desarrollu del movimientu feminista más importante de Centroamérica. Aproximadamente un terciu de los combatientes y cuadros sandinistes na llucha insurreccional yeren muyeres. Pero, n’opinión de munches feministes que nos años noventa romperíen cola Dirección del Frente, lo mesmu que afalaben la participación de la muyer na llucha y la subversión de los roles tradicionales, tamién teníen-y miéu a la perda del poder a manes de les feministes. Poro, a finales de los años 80 surden coleutivos de muyeres desencantaes cola política del partíu, que busquen trabayar el campu feminista de manera autónoma.
De fechu, cuando el FSLN pierde’l poder en1990, ún de los mayores pilancos que topara será la insumisión del movimientu de muyeres a los porgüeyos de la figura de Daniel Ortega y los sus acólitos. La ruptura llegó a ser total cuando en 2006 tolos diputaos del FSLN n’Asamblea Nacional votaron por derogar l’albuertu terapeúticu, midía que yá cuntaba 80 años. Esta apuesta reaccionaria obedecía a la necesidá del Frente d’algamar l’apoyu de la Ilesia, y de llantar alliances con antiguos antisandinistes y somocistes p’afitase nel poder.
Los escándalos por abusos sexuales de Daniel Ortega acabaron por enterrar definitivamente la bona rellación que tuviera el Frente col movimientu de muyeres nicaragüenses.

La derrota electoral y la vuelta al poder

En 1990 la coalicicón UNO, encabezada por Violeta Chamorro (1990-1995) ganó la partida elleutoral al FSLN. Ganar ganó Chamorro, pero’l poder exerciólu Sergio Ramírez. La transición d’un poder revolucionario a un modelu parlamentariu, fízose ensin grandes traumes. Lo mesmu ocurrió cola conversión a un modelu d’economía lliberal, esaniciando l’aparatu empresarial del Estáu pa privatizalo, despidiendo en masa a trabayadores estatales, y financiando la creación d’empreses con mires internacionales. No político, la victoria de Chamorro pudo suponer una mayor cohesión d’una sociedá hasta entós polarizada, ente otres razones porque’l Frente nun cuestionó la privatización de los servicios públicos ni les empreses estatales, sinon que trató de ganar la oportunidá pa tornar al poder.

Enantes d’entregar el poder, la Direición sandinista entregóse a una rapiña ensin escrúpulos de bienes y recursos estatales, nun procesu que se conoció como La piñata. Millones de dólares pasaron a les manes de los comandantes sandinistes en cuantes que vieron que diben tener que ceder el gobiernu a la oposición.

Arnoldo Alemán (1996-2001) sucedio a Doña Violeta na presidencia. Llegó al poder dende l’alcaldía de Managua, con un furibundo discurso antisandinista. Coses de la vida, darréu pasaron sandinistas y antisandinistas a combayar: trabó un pactu con Daniel Ortega pa repartise el control del Estáu nicaragüense, que continuaría col sucesor d’Alemán, Enrique Bolaños. El primer alcuerdu ente Alemán y Ortega fue en rellación a la titularidá de les tierres espropiaes durante la Revolución, pero lo principal de la so allianza fue un pactu personalista pa repartise’l poder. L’Alministración pasaba a repartise por cuotes ente los dos partíos, y el poder executivu imponíase sobre los otros dos.
El sucesor d’Alemán fue Enrique Bolaños (2001-2006): entamó’l so llabor denunciando al so predecesor por corrupción, engarrándose les facciones del bandu antisandinista ente los partidarios de procesar a Alemán y los que s’oponíen. Ello permitió al FSLN recuperar hexemonía nel terrén políticu, y con ello la victoria na siguiente cita elleutoral. La nota destacada d’esti periodu fue la dixebra de los dos partidos que se turnaben nel poder, el antisandinista Lliberal Constitucionalista, del que se separtó l’ALN pela drecha, y el Frente, del que se separtó el MRS, pela

JPEG - 8.6 KB

Al recuperar el poder en 2006 el Frente pasó a gobernar con mayoría simple. Pese a cuntar con minoría na Cámara, optó por polítiques decidíes, acaparando na so persona y na so muyer la mayor parte del poder executivu. Los cuadros históricos del partíu o colaron o fueron arrequexaos, sustituyíos por tecnócrates más mozos y con escasu carisma ente les bases. La economía del neosandinismo foi continuista colos gobiernos conservadores que lo precedieron: neolliberalismo, privatizaciones, desentendimientu de los servicios públicos.
A nivel internacional optó por afitar ensames con otros políticos carismáticos llatinoamericanos, nel exe contrahexemónicu que parez lliderar Hugo Chávez.
Anguaño el Frente t’acabante de ganar de manera abrumadora les elleiciones municipales. Nun ye d’estrañar. El modelu elleutoral, l’Alministración y hasta la xusticia tan nes sos manes.