Multitudinaria manifestación en Uviéu por una huelga social

Unas 100.000 personas en la convocatoria de UGT, CC.OO y USO. Cortejo anticapitalista y Bloque Crítico aparte

15 de payares de 2012 DE 2012 • Diagonal Asturies

La manifestación convocada por UGT, CC.OO. y USO ayer en Uviéu acogió a decenas de miles de personas. Los sindicatos mayoritarios pretenden sentar a negociar al Gobierno un referéndum sobre la nueva reforma laboral. A la cola de la enorme manifestación, que tardó más de dos horas en recorrer el trayecto previsto, se situaron un bloque crítico y un cortejo anticapitalista.

El mitin de los líderes de UGT, CCOO y USO sucedía mientras el populoso bloque no había transitado ni la mitad del camino, desde la plaza de América hasta la plaza de La Escandalera, con las persianas de todos los comercios bajadas.

La nutrida presencia policial fue aclamada en numerosas ocasiones gritos reprobadores como "menos policía y más educación" o lo que algunas personas han calificado como el hit de los Cuepos de Seguridad del Estado, "soy compañero, coño, que soy compañero".

El bloque crítico, con más jóvenes que de costumbre, debido en parte al éxito de la huelga en los centros educativos, coreó consignas en contra de la deuda del Estado español, por ilegítima, descalificando también a la CEOE, al PSOE y al PP y a la Iglesia, denunciando la resposabilidad de los bancos en la ejecución de deshaucios, lemas en favor de la educación y la sanidad pública, e incluso reivindicando los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres o la llamada huelga de cuidados. Pasadas las 20h, cuando la cola de la manifestación alcanzó el final del recorrido, se celebró una asamblea en la plaza de La Escandalera, mientras una columna de varios centenares de personas, encabezada por estudiantes y escoltada por la Policía, continuaba un trayecto improvisado que tuvo como colofón final una concentraciòn ante la Consejería de Educación.

El piquete social hostigado

Por la mañana, a iniciativa del movimiento 15M de Uviéu y del "espacio de confluencia" surgido en el CSOA La Madreña, un autodenominado "Trasgu piquete" se movilizó por las calles de la capital asturiana informando sobre los motivos de la huelga a los establecimientos que había decidido abrir sus puertas. Las más de cuarenta personas que componían este "piquete social" arrancaron a las 8 de mañana el recorrido previsto, empezando por barrio de Pumarín.

Si bien en las jornadas anteriores al día de huelga ya se había estado informando al barrio sobre algunas de las razones para el paro, los colectivos y personas que asistieron a las reuniones previas vieron oportuna la idea de poner en marcha un piquete para el mismo 14N, que informase acerca de las otras facetas de una huelga general, como por ejemplo, la huelga de consumo.

Pocos comercios abiertos a esa hora, y pocas personas todavía por las calles, hasta que, transcurridos apenas 20 minutos, apareció un amplio dispositivo policial que ya no abandonaría al piquete hasta el final del recorrido. De hecho, el trayecto previsto no pudo ser realizado en su totalidad a causa de las identificaciones policiales a al menos una decena de las personas del piquete, que se produjeron, en todos los casos, por razones que la propia Policía Nacional se vio incapaz de aclarar. Todas las personas que portaban cámara de fotos fueron identificadas, registradas y cacheadas. Dani Rozas, fotógrafo de Diagonal Asturies, cuenta cómo uno de los agentes le amenazó con "romperle la cabeza" y llevarle a comisaría si no borraba las fotos de su cámara.

Tras pasar por el Ayuntamiento y bajar al mercado del Fontán, siempre rodeado por la Policía, el piquete alcanzó el Mercadona de la plaza, que cerró sus puertas, con algún cliente dentro. El recorrido se detuvo en la plaza de La Escandalera, donde la mitad de las personas abandonó el piquete para dirigirse a la manifestación de Xixón, convocada por los sindicatos minoritarios, y la otra mitad siguió, literalmente empotrada entre el dispositivo de la UIP. El altercado más violento se produjo entonces en la calle Uría, frente a la oficina del Banco Santander, cuando varios agentes de policía saltaron de súbito sobre uno de los integrantes del piquete, reduciéndole violentamente y aplastando su cabeza contra el suelo, ante los gritos del resto de personas que le acompañaban y la mirada atónita de transeúntes. Una mujer que asistió a la escena cruzó la calle para presentarse como abogada e intentar negociar con los agentes que, inexplicablemente, habían cogido de la mochila del agredido su acreditación médica y aseguraban que no se la podían devolver. Finalmente, la acreditación volvió a su dueño.

Finalizó el piquete alternativo recorriendo El Corte Inglés, el Banco de España y el edificio de usos múltiples de la Administración del Principado.

DOCUMENTOS