Morrió Samuel Fernández, El Cabritu

Padre del secretariu xeneral de la CSI, fue guerilleru antifranquista y militante comunista

22 de marzu de 2013 DE 2013 • Glayiu

Reproducimos esti artículu qu’escribió en xineru de 2013 Antón Saavedra sobre la figura de Samuel Férnandez, El Cabritu, guerrilleru antifranquista, militante comunista y padre del actual secretariu xeneral de la Corriente Sindical d’Izquierda. Mañana sábadu 23 de marzu habrá una ceremonia civil nel Tanatoriu de Xixón a les 16 hores.

”¡Queremos memoria!
¡Queremos justicia!
No queresmo vuestros uniformesS
Ni vuestra sonrisa
Pues ellos lucharon
Y vosotros les negásteis la brisa.

En los montes aún se huele la caricia…
de unos guerrilleros luchando
amando…
sufriendo…
hasta perder algo más que la vida."

( De La memoria de los muertos II, de Lobo Astur, 2013 )

Primero fue el GOLPE, fracasado, en nombre de la República. Luego hablaron del ALZAMIENTO para atraer a una clientela indecisa y anunciaron el terror. Aquellos desleales a la democracia maquillaban el deshonor hablando de un comunismo que asolaba a la Patria, sólo existente en sus enfermas mentes, y en su mendaz metamorfosis linguística de los desleales, su ALZAMIENTO pasó a llamarse CRUZADA, para descorrerse definitivamente el último cortinaje de humo y el mundo fue consciente de que ESPAÑA estaba siendo invadida por los fascistas portugueses, italianos, alemanes, moros y legionarios, hasta el punto de que ante aquella indecorosa neutralidad de unas democracias superadas por el miedo se libró en ESPAÑA la primera batalla de la II GUERRA MUNDIAL. El pueblo leal ya había presentido que en su solar se dirimía algo más que las ambiciones pretorianas de oficiales africanistas asociados a la IGLESIA, A LA NOBLEZA AGRARIA, A LA BANCA Y A LOS PODERES INDUSTRIALES. Lo demás ya se sabe, casi todo…

En efecto, tras la victoria del fascismo en España se desencadenó una cruel, exhaustiva y terrible represión franquista contra los derrotados y sus familiares. Era la victoria de la venganza, de acuerdo con aquel bando militar del 24 de julio de 1936: “Serán pasadas por las armas, sin formación de causa, las directivas de las organizaciones marxistas o comunistas que en el pueblo existan y en el caso de no darse con tales directivas, serán ejecutados un número igual de personas, arbitrariamente elegidos”, y ante aquella brutal y salvaje persecución y acoso a los que habían defendido aquel sistema legítimamente constituido, una minoría optó por “echarse al monte” y huir de la quema, siendo el afán de supervivencia la primera motivación del fenómeno del MAQUIS, con la diferencia de otros casos de la resistencia en la Europa de la II Guerra Mundial, como los maquisards en Francia o lospartisanos en Italia y Yugoslavia, ya que muy pocas veces pudieron tener una actividad verdaderamente ofensiva, casi imposible ante el régimen totalitario y policial fuertemente atrincherado en su victoria, bajo la consigna de “imponer un durísimo castigo para callar a esos idiotas congéneres de Azaña. Por ello faculto – decía por Radio Sevilla el general fascista QUEIPO DE LLANO– a todos los ciudadanos a que, cuando se tropiecen a uno de esos sujetos, lo callen de un tiro. O me lo traigan a mí, que yo se lo pegaré.”

¡¡¡DIECISEIS AÑOS!!! , y Samuel Fernández Fernández, "EL CABRITU", ya conocía la cárcel de Oviedo, el 15 de marzo de 1947, con su compañero Corsino Moris, "EL AVIADOR", ambos enlaces o guerrilleros de a pie...

Así se llega a los años 1944 y 1945 cuando el Partido Comunista de España decide reconvertir a los huidos en las montañas en verdaderos guerrilleros, como consecuencia de tres factores: el primero, la situación europea del avance victorioso de los aliados contra el fascismo italoalemán; el segundo, el estado de euforia por parte de los exiliados españoles que habían intervenido en la Resistencia francesa contra los nazis y en la liberación del país; y tercero, la política frentista y antifascista que había propiciado el PCE desde 1942 con la Plataforma de Unión Nacional, partido donde SAMUEL FERNANDEZ FERNANDEZ, “EL CABRITU”, natural de El Cantucu-La Mosquitera, del concejo de Langreo, ya militaba desde el año 1945, abonando una cuota de dos pesetas, siendo, junto con su compañero del alma, ESTEBAN FERNANEZ, el más pequeño de “LOS MARICOS”, los ENLACES O “GUERRILLEROS DEL LLANO” más jóvenes de la GUERRILLA. Al principio se utilizaron contra los huídos expediciones de tropas del Ejército, de la Legión, de regulares y todo tipo de fuerza, principalmente en las cuencas mineras del país , pero a partir de 1941 el protagonismo de la represión pasaría casi íntegramente a la Guardia Civil. El régimen franquista todavía no había adquirido verdadera conciencia del problema del maquis, sólo considerado un problema de rebeldía y prófugos de la justicia o BANDOLEROS, que no tardarían en ser aniquilados, pero primero había que aniquilar a los miles de presos en las cárceles mediante miles de consejos de guerra sumarísimos y fusilamientos: “Primero acabaremos con éstos, y luego con los del monte”, decían, sin imaginarse la derivación política que el fenómeno tomaría a partir del año 1944, con las infiltraciones del maquis victorioso contra el nazismo en Francia y la “Operación Reconquista”, en el Valle de Arán.

En cierta ocasión, allá por el año 1944, cuando “EL CABRITU” estaba trabajando en la mina La Basconia realizando el engrase de la “columna del 18″, se encontró con tres hombres armados que estaban semiescondidos entre el bosque de matorrales, preguntándole uno de ellos "¿de dónde era y de qué familia?", contestándole ”EL CABRITU” a las dos preguntas: “Entonces uno de ellos me mando ir a buscar agua a la fuente de La Trapa, y cuando regresé con el agua me preguntaron que si me había encontrado con la Contrapartida, diciéndoles yo que nun había visto a nadie, de tal manera que, después de dame les gracies me dixeron que me callare y nun dixese na a nadie…”.

Samuel "el Cabritu", en agosto de 2011, cuando tuvimos en L’Humedal de Infiesto, donde fue asesinado Esteban "El Maricu", el 29 de noviembre de 1949: "En el año 2006 hablé personalmente y mandé-y una carta a Jesús Montes Estrada ,Churruca, como representante míu en el Ayuntamiento de Xixón, pa trasladar los restos del guerrillero a su pueblo de Langreo diciéndome que si yera verdá aquello l’Ayuntamientu tenía dos millones de pesetas pa estos asuntos. Mandóme hablar con un tal Victor, después con una secretaria, Angeles, la cual me desvió a Santianes; dí más vueltes que una peonza, y ná de ná, tovía toi esperando por una respuesta...".

Pero, ni siquiera habían trascurrido cuatro días de aquel encuentro, cuando le pregunta su cuñado MARCELINO FERNANDEZ FERNANDEZ, “MARICO”: “¿con quién te encontraste el otru día, cuando tabes trabayando en la “columna 18″ de La Basconia? Con nadie, contesté yo; y el mi cuñau, con cara de risa, me dice: ’Así se fai, no se lo digas a nadie, son compañeros guerrilleros, y hay que ayudarlos; de tal manera que, a los pocos días, mi hermana Maruja comenzaba a subirles la comida, como que yera pa mí, recibiendo yo el bautizo como ENLACE DE LA GUERRILLA, cumpliendo las consignas que me daba MARCELO, el mi cuñau…”.

Ya, como minero picador de carbón en el Pozu San Luis de La Nueva, con fecha 4 de marzo de 1947, finalizada su jornada laboral, “EL CABRITU” se dirigió al pueblo de El Corralón para entregar el aviso que la noche anterior le habían dado “BOGER” (Constantino Zapico González), NARANJO ( Apolinar Anibarro Rodriguez) y MARCELO ( Marcelino Fernández Fernández “MARICU”) a los tres guerrilleros, Hermanos “RUBIO” (Constantino y Manuel Rubio González) y PASTRANA ( José González Fernández “JOSE CORRALON”), en la casa de este último: “Estuve con ellos aproximadamente media hora, bajando por El Fayiu, en vez de por La Llosona, porque me había dicho JOSE que cuanto menos me vieran por ahí, mucho mejor, cuando, de repente, sentí ya el tiroteo y cambié de dirección, tirando por la zona que se llama El Garagüitu para salir a una zona por la parte de Les Miguelines, encima del Pozo la Olla, subiendo por L’Asentaeru arriba, donde me encontré con “El Mancu de La Nueva” que estaba de guardia jurao en Carbones Asturianos, hasta salir a Los Tablones y llegar a La Mosquitera.”

Estamos a 15 de marzo de 1947, esto es nueve días después del tiroteo en El Corralón, donde resultó muerto un guardia civil y otro muy grave, del grupo de guardias civiles que habían rodeado la casa de JOSE “EL DEL CORRALON”, cuando SAMUEL “EL CABRITU” era detenido por la Guardia Civil del cuartel de La Nueva a la salida del relevo, preguntándole el cabo – un tal NAVAS – los motivos de su paso por L’Asentaeru, el lunes, día 4 de marzo: “Ye que salía de trabayar a las cuatro de la tarde y había llevao un parte a un vigilante del carbón que habíen cargao los treneros en la mina, porque el vigilante salía a las dos de la tarde y yo salía más tarde (…) El vigilante era Avelino Carbuca, muy buena persona, con el que yo había hablado previamente en previsión de que ocurriera lo que realmente ocurrió.”

Para el sostenimiento del maquis resultó fundamental el apoyo de sectores de población civil, conocidos por ENLACES o GUERRILLEROS DEL LLANO, cuya misión era proporcionar a los grupos armados alimento y cobijo, pero sobre todo información , desempeñando funciones de corro y otros encargos. Los ENLACES estaban más expuestos que los maquis a la actividad represiva de las "fuerzas del orden" y conformaron una cantera de combatientes, puesto que cuando eran descubiertos, el único camino para evitar la muerte segura era "echarse al monte" para integrarse en el maquis...

El valiente testimonio del vigilante Avelino Carbuca, si bien sirvió para que no mataran al “CABRITU” en el mismo cuartel de la Guardia Civil, no sirvió, sin embargo, para quitar una sola hostia de la colosal paliza que le dieron hasta dejarlo “mayau” en el cuartel de La Nueva, aunque nada comparable con las palizas recibidas en el cuartel de Sama, especialmente por parte de un primo carnal del guardia civil que había caído en el tiroteo de El Corralón, hasta que un teniente llamado CASTAÑO mandó llamar al capitán, un tal HONORIO, que, después de ordenar que no le pegaran más, le preguntó a “EL CABRITU”: ”¿Es cierto que usted estuvo hablando ese día con los bandoleros?; NI ESE DIA NI OTRO, NUNCA LOS VI, contesté”; y de Sama pa Pola de Laviana, donde cada hora recibía una paliza a manos de aquellos sicarios de la brigadilla especial de la Guardia Civil, conocidos por “EL MANTILLA”, “EL ABILIO”, “EL MAÑO” y “EL SEVILLA”, durante varios días, hasta ingresar en la cárcel de Oviedo, donde permanecí hasta el 27 de julio de 1947.”

De regreso de la cárcel de Oviedo, a los dos días, esto es el 29 de julio, “EL CABRITU” enlazaría nuevamente con MARCELO “MARICO”, BOGER y NARANJO, siendo nominado para llevar el comité de radio del Partido, junto con ESTEBAN “MARICO”: “tú y Esteban vais a ser ENLACES DIRECTOS, lo que quier decir que en vez de dar el parte a otru enlace vais a llevalu vosotros directamente a los guerrilleros, me dijo NARANJO”, hasta que ambos fueron detenidos en un tiroteo entre la guerrilla y la Guardia Civil, con los somatenes falangistas de la zona, ocurrido en el caserón de José Narciandi, por debajo del Pico Sargallao, en el municipio de Arriondas, el 20 de junio de 1948: “Habíamos salido de Langreo el día 16 de junio, después de la reunión que habíamos mantenido con el grupo de CAXIGAL (Manuel Diaz González) en una cuadra que está entre los pueblos del Trichuru y Les Casuques del Cadaviu, en el municipiu de Langreo, estando presentes “RUBIO” (Manuel Rubio González), “RAXAU” (Ignacio Alonso Fernández), “ALADINO” (Aladino García Fernández), “GITANO” ( Andrés Llaneza Rozada) y VICENTE “El de la Cuesta la Pola”, haciendo noche en Arriondas, donde nos esperaba el enlace Manolín TEMPRANA. Al día siguiente, miercoles 17 de junio, enlazamos con Alicia TEMPRANA – responsable del Comité del PCE en Arriondas-, entregándole una emisora MARSELLA, y el viernes, 18 de junio, estuvimos reunios en Corao, en casa Benjamina la fotógrafa, para enlazar al día siguiente, sábado, en Fios con el grupo de AURELIO COVIELLA, llegando por la noche, hacia las diez de la noche, a Sargallao, donde permanecimos reunidos hasta las dos de la mañana, después de entregar todos los partes que llevábamos para los guerrilleros MARCELO “MARICO” ( Marcelino Fernández Fernández), “CANOR DE SANTA ROSA” ( Nicanor Fernández Alvárez) y “EL TREN” ( Cándido Fernández Camblor). Mi cuñado MARCELO y yo nos habíamos levantado a las cinco de la mañana, y después de dar una vuelta alrededor de la casa, nos refugiamos debaxo un ablanal, donde MARCELO taba escribiendo una carta que yo tenía que entregar al grupo de “RUBIO”, cuando, de repente, siendo las siete menos cuartu de la mañana, veo subir por el monte a los “verderones”: ¡MARCELO, LA GUARDIA CIVIL!, soltándoles éste una ráfaga de tiros con su metralleta, iniciándose a continuación un gran tiroteo que hizo retroceder y huir a la Guardia Civil, rompiendo el cerco, lo que nos permitió, a mí y a Esteban, salir fuera del cerco, pero mi compañero tuvo un accidente y cuando lo estaba ayudanto, la escopeta de un somatén falangista – un tal FERNANDO, vecino del pueblu de Carcedo– nos encañonó para entregarnos a la Guardia Civil.”

Carteles como el adjunto y los cupones para las cartillas del racionamiento se hacían en la imprenta del taller penitenciario del penal de El Dueso, en Santoña, por los mismos presos que redimían sus penas, cuyo delito había sido defender el sistema republicano legítimamente constituido en España... ¿SE PUEDE SER MÁS HIJOS DE PUTA?

Después de ser salvajemente torturados por los sicarios del teniente de la Guardia Civil, un tal JAUBLAR, rompiéndole cinco costillas a Samuel “EL CABRITU” y un brazo de Esteban “MARICU”, fueron trasladados al cuartel de Cangas de Onis y de ahí al temible cuartel de la Guardia Civil en los Campos Eliseos de Gijón, bajo el mando del sanguinario teniente coronel Antonio BLANCO NOVO, volviendo a ser nuevamente torturados allí, en el mismo lugar que habían asesinado al compañero CASTO GARCIA ROZA, para acabar otra vez en la cárcel de Oviedo, siendo juzgados por un CONSEJO DE GUERRA, el 29 de junio de 1949, y condenados a ¡¡¡12 AÑOS Y UN DIA!!! para cada uno de los enlaces de la guerrilla, Samuel Fernández Fernández “EL CABRITU” y Esteban Fernández Fernández “MARICO”: “Después de la condena fuimos enviados a redimir la pena por el trabajo al Departamento Penal del Pozu Fondón de Duro-Felguera, en Sama de Langreo, pero ESTEBAN “MARICO” se fugó con otros dos compañeros, el 12 de octubre de 1949, echándose al monte, y a mí me trasladaron para el penal de El Dueso, en la localidad cántabra de Santoña, donde recibí la triste noticia del asesinato de mi compañero y amigo ESTEBAN, a manos de la brigadilla de la Guardia Civil, el 29 de noviembre de 1949, cuando taben comiendo un bocadillo en un chigre del pueblu piloñés de L’Humedal.”

Todavía vivía aquel generalísimo de la voz amariconada, cuando "EL CABRITU" seguía siendo llamado por el temible TOP, el 9 de setiembre de 1975...

Cuando Samuel “EL CABRITU” recobró la libertad en el penal de El Dueso, lo primero que hizo fue ponerse en contacto con el partido, porque para él, su militancia activa en el Partido Comunista de España era y sigue siendo en la actualidad, seguir estando al servicio de la clase trabajadora, siendo muy normal verle en todas y cada una de las manifestaciones, concentraciones, luchas obreras y lucha, en definitiva, contra la INJUSTICIA SOCIAL, por lo que no tardaría en volver a la cárcel en el año 1953, ganándose su tercer corte de pelo al cero, aunque, como dice él: “A mí no me daba dolores el corte del pelo al cero, sino los dolores que me producían los verdugos, cuando me decían: ¡Quítate la camisa hijo de puta, que la camisa no tiene ninguna culpa.”

Tampoco se iba a librar Samuel “EL CABRITU” de otras muchas detenciones, sobre todo a raiz de los grandes movimientos huelguísticos en la minería asturiana, entre los años 1958 y 1963, pero de todas, sin lugar a dudas, la que más le dolió fue cuando le vinieron a buscar a casa en aquel amanecer del 18 de febrero de 1960, porque no sólo había caído todo el comité del Partido en Sama y Lada de Langreo, del que él mismo formaba parte, sino que la desarticulación se había extendido al conjunto de toda la organización, en sus niveles provincial y comarcas tan importantes como Gijón y Mieres, tal y como él mismo explica: “En los primeros días del mes de enero de 1960, a raiz de la celebración del VI Congreso del PCE en Praga, allá por diciembre de 1959, comenzaron en Gijón las primeras detenciones, dándose la paradoja de que a José Ramón HERRERO MEREDIZ (un ex falangista de correaje y mando, que llegó a ser miembro del comité central del PCE y por lo tanto asistente al congreso de Praga, para pasar a comer de la duerna del PSOE hasta que se acabó el “chupe”, y acabar militando actualmente en la extrema derecha de la Rosa Diez de España y olé – lo que aparece entre el paréntesis lo digo yo– ) se le había visto la noche anterior en coche, con el Jefe de la Brigada Politico-Social de Asturias, Claudio RAMOS Tejedor, señalándole todos los puntos de la organización comunista en Gijón…”

ANTON SAAVEDRA http://antonsaavedra.wordpress.com/