Los zapatos de Ada Colau

8 de febreru de 2013 DE 2013 • Rosario Hernández Catalán

"Ada Colau es la portavoz de la Plataforma de personas Afectadas por la Hipoteca (PAH). Compareció hace escasos dís en el congreso de los diputados (escrito a drede con minúsculas). Compareció y reconoció que se tuvo que contener para no lanzarle un zapato al experto portavoz de la entidades financieras." Charo H. Catalá reacciona rápidamente y nos da su opinión, haciéndonos ver que "ser rico es paleto, hortera y choni".

Ada Colau es la portavoz de la Plataforma de personas Afectadas por la Hipoteca (PAH). Compareció hace poco en el congreso de los diputados (escrito a drede con minúsculas). Compareció y reconoció que se tuvo que contener para no lanzarle un zapato al experto portavoz de la entidades financieras https://www.youtube.com/watch?v=E_5LZJstTyA

"Si no le he lanzado un zapato a este señor es porque creía que era importante escucharle hasta el final, este señor es un criminal, y como tal deberian tratarle... Tratan como expertos a los criminales que han arruinado un país..."

Rápidamente fue entrevistada en el programa Más vale tarde de La Sexta. El presentador le pregunta: "¿cómo son los zapatos de Ada Colau?" A lo que Ada contesta: "son mis botines de invierno, los únicos que tengo". Y ya no lo dijo con vergüenza.

Ahí está la última tendencia en calzado de lujo: los botines de Ada Colau. Ni los Manolos, los carísimos zapatos de la infame Sarah Jessica Parker. Este es el verdadero glamour: la riqueza moral, la implicación activista, la honestidad. Quienes pertenecemos a este bando debemos sentirnos orgullosas de tener sólo un par de botines para el invierno. Porque ya es hora de enseñar nuestras suelas gastadas con orgullo.

En ese mismo programa salía la mujer de Bárcenas con una chaqueta de 1200 euros, con un bolso de 700 y un coche de 120.000 euros. Es tan paleta la riqueza monetaria... Era tan choni, tan cani... Como hasta choni es la Preysler subida al carro triunfal de los ministros sociatas.

Rubias, de mechas de constante peluquería, morenos de esquiar y con juegos de maletas de Pierre Cardin... sois tan horteras, tenéis tan poco gusto... Los ricos, las ricas ya no sois referente estético.

Sois concejaluchas, diputadinas, consejeros delegados, abogadillos de apellido victorioso. Sois los que invertís en "arte", sois la chusma, los pobres de espíritu, sois el lumpen de la moral. Cada propiedad, cada visa, cada "ir de compras" os envilece más y más. El número de vuestros zapatos es inversamente proporcional a vuestra calidad humana. Estáis jodidos, muy jodidos. No va a haber coach, sofista o terapeuta que os salve. Carecéis de la obra maestra de la evolución que es el cerebro moral. O si algo os queda de él lo tenéis anegado de buenas intenciones y falacias.

Hay que insistir en ello: ser rico es paleto, hortera y choni. Y nunca conseguiréis ese carisma, ese halo de autenticidad que tenemos las pobres decorosas de nuestro bando. Ningún cool hunter o personal shopper conseguirá haceros parecer personas interesantes, dignas, humanas.

Nosotras somos la última tendencia: integridad moral y pobreza decorosa. Vamos a estar de moda muy en breves. Y nuestra moda durará siglos.