Lola Álvarez, dirixente del SAT: "Soi xornalera anque me lo quieran negar"

Representantes del Sindicatu Andaluz de Trabayadores visiten Asturies

22 de payares de 2012 DE 2012 • Glayiu

Lola Álvarez y Pepe Caballero son cabezalera del SAT en Córdoba y secretariu d’Organización respectivamente del "sindicatu más represaliáu d’Europa", según les sos propies pallabres. Tán de visita per Asturies pa cuntar el so llabor sindical ya intercambiar esperiencies colos movimientos sociales asturianos. Güei tarán nel Entregu y mañana n’Uviéu.

Lola Álvarez (Córdoba, 1968) tien les manes y la llingua curtíes. El sol andaluz y les mil batalles nes que tien participao ayudaron a endureceles. Responsable na provincia de Córdoba del Sindicatu Andaluz de Trabayadores (SAT), ye tamién l’alma de la ocupación que 22 families ficieron d’una finca baldía de 400 hectárees nel municipiu de Somonte, Córdoba. Pepe Caballero, foi ún de los prindaos pol mediáticu asaltu del SAT a dellos supermercaos pa espropiar alimentos de primera necesidá. La estratexa organizativa del combativu sindicatu andaluz ta nes sos manes. Llabor nun-y falta.
Falamos con ellos enantes de la charra que’l colectivu de Comerciu Xustu Picu Rabicu entamó en Xixón, la primera de tres visites que tamién los llevarán a Uviéu y a L’Entregu.

El 4 d’abril d’esti añu, un día enantes de que saliera a subasta, el SAT ocupaba una finca de 400ha. nel términu cordobés de Somonte. Pertenez a la Junta d’Andalucía magar que tuviere erma y baldía durante más de 20 años. El 26 d’abril, un día depues de que PSOE e IU firmaran el pactu de gobiernu, unos 200 guardies civiles desaloxaben a los xornaleros de la finca. Aquella mesma nueche la volvieron a ocupar. Anguaño son 22 les persones que trabayen nella y viven de lo que dan les 3ha que, de momento, tienen en producción.

Lola, “xornalera anque me lo quieran negar”... Sí, llevo dende los 16 años trabayando nel campu. Agora, dende que toi dientro d’esti sindicatu nun me dan trabayu en nengún sitiu, nun hai finca na que pueda trabayar. Pero yo sigo tando orgullosa de ser xornalera, ye’l mio trabayu y lo que me presta.

¿Ye fácil ser muyer, sindicalista y xornalera, incluso dientro de les files de los trabayadores? Non, la verdá ye que nun yé ná fácil, más que nada porque a nenguna empresa-y presta que vaya una muyer a reclamar que cumplan les condiciones llaborales. Amás, soi una persona qu’hasta que nun consiga lo que fue a reivindicar nun me quito de la puerta del tayu. Colos compañeros nun hai problema. Hai sofitu abondo.

Pepe, ¿qué llabores ta desendolcando’l SAT agora?
Principalmente siguimos denunciando les inxusticies qu’hai. Tratamos que les conquistes sociales que nuestros padres algamaron nun les perdamos pasín a pasín. Los ataques que venimos sufriendo polos gobiernos de turnu, tanto del PP como del PSOE, que son pa nós la mesma cosa porque faen la mesma política, son bien fuertes y n’Andalucía afecten a les 400.000 families que tán ensin trabayu. D’elles hai 350.000 nun tienen ayuda de nengún tipu, tienen que buscase la vida como seya. D’ehí que’l SAT faiga acciones como la del Mercadona, que sirven principalmente pa denunciar la situación na que s’alcuentres eses families, y la humildación que sufren énte les grandes superficies, que prefieren tirar a la basoria los alimentos enantes que dalos.

Del Sindicato d’Obreros del Campu (SOC) al Sindicatu Andaluz de Trabayadores (SAT), ¿hacia ónde empobina’l sindicalismu de clase n’Andalucía?
Ye verdá que venimos del campu, lliderando’l movimientu campensín ellí n’Andalucía. El SOC naz n’Antequera en 1975. Ente otres coses porque CC.OO. y UXT enxamás se precuparon pol campu. Sicasí, llegó un momentu nel que decidimos dar un saltu a les demás rames llaborales. En 2007 creamos el SAT y anguaño tenemos presencia en toles rames: na puquitina industria qu’hai n’Andalucía, nos servicios, na educación, na sanidá, anque’l 80% de l’aficiliación del SAT sigue siendo xornalera.

Lola, una de les coses más llamatives del vuestru planteamientu nel campu ye que nun aspiráis a la propiedá de la tierra, “porque la tierra nun-y pertenez a naide”...
Ocupamos Somonte, una finca de 400 ha porque nun podemos consentir que la tierra quede ensin cultivar ante tanta necesidá como hai, un 42% de paro. La Junta d’Andalucía diba sacar a subasta, ceder al meyor postor 22.000 ha. Cuando mos enteramos, desgraciadamente, yá se privatizaran más de la mitá d’eses 22.000 ha, y ocupamos les 400 ha de Somonte al enteranos que yera la siguiente que diba entrar a subasta. Nós queremos la tierra pa trabayala, pa poder vivir d’ella, pa respetala, usando siempre productos ecolóxicos, y por supuesto, nunca pretendemos facenos cola so propiedá, porque la tierra nun puede tener un dueñu. La tierra ye necesaria pa que vivamos tolos seres humanos y los animales, asina que ¿cómo se puede especular con algo tan importante pa vivir? Tampoco se debía especular col sol o col agua, y yá tán especulando. Cuando tienes una propiedá, cuando yes empresariu, desgraciadamente’l ser humanu tiende a ser egoísta, y les propiedaes corrompen al ser humanu, faen que pisoteen a la clase trabayadora. Asina que nós lluchamos porque nun haya propietarios y menos de tierra.

Sicasí, munches crítiques reciben el PER y la política de subsidios agrarios.
(Lola) Nós nun queremos subsidios por tapabocas, pero lo cierto ye qu’anguaño hai munches families que los necesiten con urxencia. Agora, por exemplo, vamos salir en marcha les muyeres xornaleres pa que se retire la norma de los 35 xornales pa recibir el subsidiu agrario, que son 400€ durante 6 meses. Pa cobralo tienes que cotizar 35€ tolos meses. Pero güei ye tanta la necesidá, que hai empresarios que dan trabayu namás que pola firma de los xornales, ensin pagar. Y la xente ta tan metía na miseria que tien qu’aceptalo.

¿Qué frentes tien abiertos agora mesmu el SAT y qué rempuesta vos tais topando, Pepe?
Venimos de facer una marcha per Andalucía que tuvo bastante sofitu. Demostramos qu’agora mesmu yá somos munchos los llocos que queremos lluchar. Llebávemos munchu tiempu faciendo acciones de toa mena: marches, ocupaciones del aeropuertu de Málaga, de Canal Sur... y la verdá ye qu’hasta agora nun tuviéramos un apoyu fuerte de la población sacante del campu. Pero agora creo qu’acertamos coles acciones, porque la xente ta pasándolo permal. Honestamente creo que prendimos unes cuantes conciencies.
Acciones concretes son los encierros que tamos faciendo del 19 al 22 de payares n’oficines del INEM y n’ayuntamientos, y la marcha de muyeres xornaleres del 27 al 29 de payares. Elles son les que más dificultaes tienen a la hora de que les contraten pa trabayar. Lo que tenemos nidio ye que nun mos podemos quedar quietos.

Pepe Caballero: "Somos de xuru el sindicatu más represaliau d’Europa, pero nun vamos parar ni con éses".

Sumando les denuncies que tienen los 457 imputaos ya imputaes del SAT poles sos acciones, dan más de 50 años de cárcel, y más de 350.000€ en multes.
Mira, nosotros facemos burlla de la Policía y nos metemos onde mos tengamos que meter. Nun tenemos problema n’entrar na cárcel. Somos de xuru el sindicatu más represaliau d’Europa, pero nun vamos parar ni con eses. El gobiernu utiliza agora la denuncia individual como métodu de represión. Tamién mos menacien con “pasanos el tractor pelos güertos”. Pero si ye por defender a la clase trabayadora, yá mos lo pueden pasar venti vegaes, que nun vamos parar. El SAT tiene una militancia mui activa y decidía, que confía ciegamente na direición del sindicatu. Equí ta claro que, o te mueves o les tisories de los retayos van llegar a cortanos la cabeza.

Apagamos la grabadora y colamos pa la charra que van dar nos locales de la Corriente Sindical d’Izquierda en Xixón. Enantes de terminar, suelta Lola una d’eses frases sencilles a más nun poder nes que se condensa la esencia de quienes tienen les idees clares y tan dispuestos a too pa faceles realidá.
Mira, nosotros nun queremos tar arriba, queremos tar cola xente lluchadora. Los andaluces queremos tierra, porque, ¿qué hai más digno que pedir tierra pa ganar el pan col sudor de la nuestra frente? Cada vez somos más fuertes porque cada vez sentimos el calor de más xente.