Lecturas sugerentes para tiempos inciertos

25 de abril de 2013 DE 2013 • Glayiu

Una nueva editorial acaba de arrancar en Asturies. Hoja de Lata se propone publicar obras de narrativa de calidad y ensayos que puedan servir de herramientas sociales. Rompen el fuego con ’Arraianos’, del gran autor gallego Xosé Luís Méndez Ferrín. Diez historias de realismo mágico ambientadas en la difusa frontera entre la Galicia interior y el norte de Portugal.

Un nuevo sello editorial asturiano echa a andar estos días. En su agenda figura la publicación de dos colecciónes, una de narrativa, y otra de ensayo. Siendo conscientes del particular momento por el que pasa el sector del libro en la actualidad, charlamos con Daniel Álvarez, responsable de este proyecto hermano del colectivu Glayíu.

¿Cuál es tu objetivo al fundar esta editorial?

La idea de comenzar con Hoja de Lata surge ’animado’ por el desempleo. Como otros millones de personas, el capitalismo consideró que sin mi puesto de trabajo aguantaría mejor las vacas flacas. De modo que, a pesar de ser el peor momento de la historia para arrancar con una editorial, me vi obligado a hacer de la necesidad virtud y buscar un nuevo empleo.

¿Cómo surge este proyecto?

Surge por la pasión que siempre he tenido hacia el mundo del libro. Vengo de la trinchera de enfrente, del mundo de las librerías. Ahí es donde aprendí a valorar un libro en su justa medida: su calidad literaria, que la edición esté cuidada, que la editorial tenga una línea coherente y honesta... La idea de Hoja de Lata es aplicar los valores que tengo como lector y que adquirí como librero a la tercera pata del banco, la del editor.

¿En esta era digital, de tabletas, iPads y smartphones, una apuesta por el papel no resulta muy arriesgado?

Es evidente que vivimos un cambio de ciclo general, que también afecta al sector editorial. Los lectores están cambiando de hábitos prácticamente obligados por las circunstancias: desempleo, pérdida de poder adquisitivo, aparición del libro electrónico, identificación de lo tecnológico con lo guay, e incluso el hecho de que las casas sean cada vez más pequeñas también fomenta que la gente no piense en tener una biblioteca amplia.
Pero sin el papel el libro estaría muerto. Sería otra cosa, en mi opinión sin alma, sin el calor que desprenden las páginas al pasarlas. Entiendo que la irrupción de lo electrónico es irreversible y que cada vez irá limando un poco más al mermado volumen de libros impresos, por lo que no se trata de boicotear la llegada de los libros electrónicos. Pero tampoco de entrar en el juego del sector editorial electrónico, porque, no nos engañemos, que Amazon sustituya a Planeta no quiere decir que el mundo editorial sea más libre, ni que un lector de e-books va a tener más criterio o ser más proclive a socializar el conocimiento que uno de libros de papel. El cambio de formato no está siendo acompañado de un cambio en la mentalidad de consumo, en contra de lo que cabría esperar.
Hoja de Lata tendrá versiones electrónicas de sus libros, en descarga gratuita o a un precio razonable, no al coste al que lo están ofreciendo los portales de e-books, que es irracional.

Como editorial, ¿tienes algún planteamiento ideológico uniforme?

Prefiero evitar las etiquetas fáciles, que cada uno juzgue y valore el trabajo de Hoja de Lata en función de los libros que vayamos publicando. Es evidente que por los autores de nuestra colección de narrativa y por los títulos de nuestra colección de ensayo que no somos una editorial de tendencias, ni neutra, que vaya publicando lo que esté de moda o lo que dé más beneficio económico. En este primer año verán la luz en Hoja de Lata varios autores que han sufrido exilio, cárcel y persecución por combatir desde sus libros el totalitarismo. Pero lo haremos de una manera natural, sin alzar ninguna bandera ni levantar la voz. Somos una editorial literaria, estas son nuestras cartas, léelas y valora si te han dado que pensar.

¿Cómo tienes pensado resolver el tema de la distribución?

Recurrimos a un distribuidor comercial para la red de librerías existentes, y a una pequeña distribución alternativa para puntos afines concretos. Por mi trabajo como librero tengo muy claras las diferentes maneras de trabajar de unos distribuidores y otros, y sabía con certeza que necesitábamos a alguien que sepa valorar, defender y representar los títulos de las pequeñas editoriales independientes.
La distribución alternativa que existe actualmente aún no funciona todo lo bien que debiera. Sufre el enorme hándicap de tener que enfrentarse a las grandes cadenas desde unos posicionamientos éticos y políticos que se dan de bruces con la vorágine empresarial del sector editorial, y eso es un gran problema.
Pero la misión de una editorial ha de ser la de llegar a los lectores, a todos los lectores que puedan interesarse por uno de tus títulos. Y a veces resulta socialmente más productivo que el libro de una editorial con trasfondo político lo lea alguien que lo compró en una librería común que los ya convencidos que adquieren sus libros en librerías alternativas o centros sociales.

¿Qué tipo de títulos y publicaciones tienen cabida en esta editorial?

Nuestro eje es nuestra colección de narrativa, Sensibles a las Letras, todo traducciones en este primer año. En ella trataremos de conjugar la publicación de autores noveles, rescatados y contemporáneos de éxito. Los rescatados son títulos de autores ya publicados, traducidos o no al castellano, que pasaron desapercibidos en su momento, y de los que nosotros consideramos que merecen ser sacados a la luz de nuevo por su indudable calidad. Sin tener un criterio excluyente en lo literario, sí que tenemos predilección por autores que tengan una preocupación social o asuman un compromiso ético y político. Cada uno en su parcela y de un modo propio, pero nos gusta ofrecer al lector ideas que puedan enriquecer su reflexión.
En Mecanoclastia, nuestra colección de no ficción, ofreceremos al lector herramientas para comprender mejor la actualidad y buscar soluciones a los problemas que tiene que afrontar. Serán ensayos breves, libros de memorias o puestas al día de clásicos imprescindibles. Primarán los títulos asequibles al público en general sobre manuales más académicos o ensayos muy específicos.

¿Editar desde Asturies es un problema añadido?

Depende del enfoque que tenga tu editorial. Si es de temática local, no hay ningún problema, tienes a mano a los lectores a los que te diriges. Pero si te diriges a un público más amplio, sufres los inconvenientes de vivir en la periferia del Estado. Y tratar de que sea viable un sello limitándote al público asturiano es bastante complicado.

Te estrenas en el mundo editorial con Arraianos, ¿qué nos puedes contar de este libro?

Arraianos es un volumen de relatos del gran Xosé Luís Méndez Ferrín, una de sus obras cumbre. Son diez historias cortas ambientadas en La Raya, la frontera artificial entre la Galicia interior y el norte de Portugal. Ferrín es un genio creando ambientes inquietantes, tenebrosos, escenarios en los que la realidad y la fantasía se entremezclan. Por eso se le suele encuadrar en el llamado realismo mágico del noroeste, junto a Cunqueiro, Torrente Ballester, José María Merino o Luis Mateo Díez. Son historias en las que la realidad está atravesada por meigas, por poseídas, por aparecidos. SItuaciones incluso dramáticas, como la de la madre de un cenetista a la que agreden la cuadrilla de falangistas locales para que delate a su hijo, que se ven condicionadas por la irrupción de factores desconcertantes o mágicos. Todo ello ambientado en los parajes batidos por el viento y la lluvia de Ourense y el norte de Portugal. Una delicia de obra para dejarse llevar mientras Ferrín te envuelve irremediablemente con su narración y sus ideas políticas.

JPEG - 289.7 KB

¿Puedes adelantarnos algún título más del catálogo previsto para la editorial?

Pues, por ejemplo, me enorgullece poder confirmar a uno de los autores que más ilusión nos hacía publicar, el griego Vassilis Vassilikos, el autor de Z, la novela que inspiró la película homónima de Costa Gavras. Es un narrador no muy conocido en el Estado español, pero de una calidad literaria impresionante. Publicaremos la gran novela de su vida, la que lleva reescribiendo treinta años, desde que se exiliara en Francia huyendo de la dictadura de los coroneles. O por ejemplo, publicaremos las memorias de Bill Ayers, uno de los fundadores de The Weather Underground, la organización revolucionaria estadounidense que trató de combatir la guerra de Vietnam "trayendo la guerra a casa". Una memorias apasionantes por lo que cuenta y por la honestidad con que lo hace. Son solo dos ejemplos para que el público lector se pueda hacer una idea de por dónde caminará Hoja de Lata.