La última revolución obrera

El octubre asturiano

20 de ochobre de 2012 DE 2012 • Glayiu

Cúmplense 78 años del fin de la revolución obrera d’ochobre de 1934. Recuperamos un documental de la territorial asturiana de TVE con documentos históricos como les declaraciones de Juan Ambou, Manuel Grossi, Manolín El de Llorío o Juan Antonio Cabezas.
La Revolución d’Asturies de 1934 foi una insurrección coordinada ente les estremaes fuercies d’esquierdes asturianes que conformaben la Alianza Obrera, muérganu revolucionariu que tenía como oxetivu cimeru el desaniciu del sistema republicanu español pola Constitución de 1931 y la so sostitución por un rexime socialista.

Cúmplense 78 años del fin de la revolución obrera d’ochobre de 1934. Recuperamos un documental de la territorial asturiana de TVE con documentos históricos como les declaraciones de Juan Ambou, Manuel Grossi, Manolín El de Llorío o Juan Antonio Cabezas.

La Revolución d’Asturies de 1934 foi una insurrección coordinada pola Alianza Obrera, un muérganu revolucionariu formáu poles estremaes fuercies d’esquierdes asturianes, que tenía como oxetivu cimeru el desaniciu del sistema republicanu español pola Constitución de 1931 y la so sostitución por un rexime socialista. Les elleiciones xenerales n’España dieron la victoria a la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA) coalición de monárquicos, conservadores y protofacistes. El so cabezaleru, José María Gil-Robles, gustaba de llamase "xefe", a imaxe del "führer" alemán, o "duce" italianu, y nun ocultaba les sos simpatíes polos rexímenes totalitarios europeos. N’Asturies, como nel restu del Estáu, causaran fonda impresión los fechos asocedíos n’Austria, onde’l filofascista canciller Dollfuss reprimiera a sangre y fuéu al movimientu obreru. En contraposición a les centrales sindicales alemanes, qu’esperaron inánimes la represión a manes del réxime nazi, los obreros austriacos remanaron un movimientu de resistencia armao que foi derrotáu poles fuercies gubernamentales de Dollfuss. Sicasí, la xunión de los sindicatos asturianos teníalo nidio: "Enantes Viena que Berlín" foi ún de los sos gritos de guerra, quier dicir esto, primero habíen de morrer coles armes na mano defendiéndose del facismu que dexase matar ensin gurgutiar como ocurriera n’Alemania.
N’Asturies, a escepción de La Felguera, la CNT caltenía una postura más sindicalista qu’ácrata, más dada a la fechura d’aliances obreres que n’otres zones del estáu. D’esta miente esta organización y la UGT roblaren en marzu un pautu col que tuvo d’alcuerdu la FSA, federación del PSOE n’Asturies. Les bases socialistes taben munchu más averaes a les postures del partidariu de la revolución Largo Caballero que a les del moderáu Indalecio Prieto, postura centrista que, sicasí, calteníen gran parte de los cuadros del partíu. L’alianza obrera tuvo como principal valedor a nivel estatal al BOC, que se xuntó a la UHP asturiana bien ceo. Depués vendríen otres organizaciones obreres como la Izquierda Comunista, y finalmente, en vísperes de la insurreción, el PCE.

Velo en llínia : Asturias. La última revolución obrera