La izquierda soberanista da el sorpasso en Galiza

Anova ye’l nuevu proyectu que llevó a la izquierda alternativa escindida del BNG a superar a la siegla madre

17 de avientu de 2012 DE 2012 • Glayiu

"Hai momentos nos que l’enemigu ye tan poderosu, la incertidume y la inseguridá tan terribles, que s’impón la xunidá de les fuerces populares o será l’infiernu nel mundu". Asina d’apocalípticu falaba l’escritor y poeta Xosé Luís Méndez Ferrín, presidente de la Real Academia Galega, y miembru de la Frente Popular Galega, ún de los partíos de la izquierda soberanista de la finis terrae. Les últimes elleiciones autonómiques cuntaron cola novedá d’una candidatura que xuncía a independentistes, federalistes, ecoloxistes, marxistes y socialdemócrates confesos baxo les siegles d’AGE, Alternativa Galega de Esquerda, dixebrada del Bloque Nacionalista Galego. Como cabezaleru diba Xosé Manuel Beiras, históricu del nacionalisu gallegu, que tornaba a l’arena política depués de casi venti años. Los resultaos: tercera fuerza política, 9 diputaos y el 14% de los votos con un discursu anticapitalista y rupturista.

La xuntanza de tola esquerda, nacionalista o non, ye una de les aspiraciones históriques de parte del nacionalismu gallegu. Al entamu los años 90, a propuesta de la FPG aparez un documentu políticu denomináu Posición Soto, que defiende la xuntanza de toles fuerces gallegues a la izquierda del PSdG, incluyíes les d’ámbitu estatal “que contemplen el derechu d’autodeterminación”.

Nes pasaes elleiciones autonómiques irrumpió con fuerza Alternativa Galega de Esquerda, coalición elleutoral formada por Anova-Irmandade Nacionalista (nueva organización nacionalista asamblearista na práctica y socialista na so definición, encabezada por Beiras), Esquerda Unida, referente en Galiza d’IU (que nes sos casi tres décades de vida nun tuviera resultaos granibles), Espazo Ecosocialista Galego (ecogalleguistas), y Equo. Pela so parte, Anova ye’l frutu de la xuntanza a nivel individual de quienes colaron del BNG pola deriva centrista y posibilista d’esti: Beiras y la so fracción, Encontro Irmandiño, Frente Popular Galega, FOGA (Frente Obreira Galega), y el Movemento pola Base (corriente d’espectru asamblearista, con importante presencia nel sindicalismu nacionalista de la CIG) entamaron un procesu de reflexón y alderique políticu baxo’l nome de Novo Proxecto Común, del que salía Anova-Irmandade Nacionalista en xunetu de 2012. Nes elleiciones del pasáu 21 d’ochobre, AGE foi la tercera fuerza, con más de 200.000 votos (14%), superando a la sigla histórica del BNG (10%), con un discursu anticapitalista, soberanista y ciudadanu, estrechamente venceyada a los movimientos sociales y con presencia principalmente nel mediu urbanu.

Galiza ye una tierra complexa y particular, con un pesu importante de lo rural (económica y socialmente) que se caltién inda güei, y con una sociedá que no político se separta ente quienes se siente namás gallegos y quienes nun tienen conflictu en mecer españolismu ya indentidá gallega. Esbillamos agora les principales claves pa entender Galiza en clave política.

As Irmandades da Fala y el galleguismu cultural

El nacionalismu gallegu ye un movimientu social, con cadarmes cultural y política, que defiende la reconocencia de Galiza como nación y el so derechu a escoyer el so llibre determín. Podemos dicir que naz a finales del sieglu XIX, primero como un movimientu de vindicación cultural, que busca defender la cultura gallega y algamar la cooficilidá de la llingua propia. El so muérganu de referencia serán les Irmandades da Fala, conceyos culturales que revitalicen y defienden la llingua gallega, ente cuyos llogros ta la creación de la Real Academia Galega. Posteriormente esta estaya cultural tornaráse en movimientu políticu, con dos tendencies principales: una federalista dientro d’una República española, y otra soberanista, que puxa por una Galiza ceive, llibre.

Lo mesmo que pasara por exemplo cola Lliga Regionalista de Cambó, el galleguismu políticu, magar que nun yera esencialmente progresista, ha xuntase col Frente Popular ante la cerrazón antiautonomista de la derecha española.

Hasta la llegada de la II República el galleguismu políticu ye mayormente federalista y minoritariu. Ye en 1931 cuando surde el Partido Galeguista, formación tresversal lliderada pol so principal referente históricu, Alfonso Daniel Manuel Rodríguez Castelao, y por Alexandre Bóveda, que nagüen por consiguir un Estatutu d’Autonomía pa Galiza dientro d’una España federal y republicana. Lo mesmo que pasara por exemplo cola Lliga Regionalista de Cambó, el galleguismu políticu, magar que nun yera esencialmente progresista, ha xuntase col Frente Popular ante la cerrazón antiautonomista de la derecha española. De secute colen del PG los sectores más conservadores, qu’aconceyen na formación Dereita Galeguista, secesión fuertemente criticada por Castelao. El trunfu del Frente Popular permite una consulta sobre la autonomía gallega qu’algama un sofitu abrumador nel referéndum. Sicasí, cuando los diputaos gallegos empobinen pa Madrí a defender el so proyectu autonomista, españa la sublevación de los militares africanistes y comienza la guerra civil.

Galiza nom é Espanha. Naz l’independentismu gallegu

Han ser les xeneraciones más moces les que retomen el galleguismu cultural y políticu, con un esiliu enforma inactivu y dixebrau de la realidá de Galiza baxo’l franquismu. Surden dos formaciones polítiques nueves, el Partido Socialista Galego y la Unión do Pobo Galego. Ambes coinciden en acolumbrar Galiza como una colonia de la metrópoli española, y enllacen el so proyectu políticu a la llucha de lliberación nacional tercermundista, al estilu arxelinu, vietnamita o llatinoamericanu. Sicasí, la UPG defínese marxista-leninista y abiertamente independentista. Ambes creen les sos organizaciones de frente de mases.

JPEG - 30.9 KB

En agosto de 1975 la Policía asesina a Moncho Reboiras, dirixente de la UPG qu’apostaba por entamar un accionar armáu paralelu al políticu. De fechu, dende los años setenta siempre hai una fracción del independentismu gallegu proclive a la violencia política, con mayor o menor trascendencia.

El fin del franquismo y l’entamu la Transición permiten la reproducción del esquema políticu del tiempu la República: galleguismu conservador, de centru y formaciones estremaes d’izquierda. Nes primeres elleiciones xenerales el nacionalismu gallegu de toa triba queda fuera del Congresu. En 1981 Galiza consigue un marcu autonómicu de primer nivel, lo mesmo que’l País Vascu y Catalunya. Nes elleiciones del 81 sí algama representación la coalición d’izquierda gallega BNPG-PSG (3 diputaos), pero los sos diputaos escoyíos refuguen xurar la Constitución del 78 y queden fuera de la Xunta. El galleguismo conservador de Coalición Galega, pela cueta, consiguía unos resultaos destacaos (13%) y pasa a formar parte incluso d’un gobiernu autonómicu tripartitu, pa depués acabar fagocitau pola política rexonalista de Manuel Fraga. Nel 85 solo Beiras tien escañu como diputáu nacionalista. Al añu siguiente, el Bloque opta por moderar el discursu p’atraer a sectores galleguistes de centru.

Al entamu los años 90, a propuesta de la FPG aparez un documentu políticu denomináu Posición Soto, que defiende la xuntanza de toles fuerces gallegues a la izquierda del PSdG [dende’l BNG al PCE (r)], incluyíes les d’ámbitu estatal “que contemplen el derechu d’autodeterminación”. Una postura asemeyada ye la que permitirá la entrada d’Esquerda Unida na coalición d’anguaño.

El Bloque Nacionalista Galego, pela so parte, entama los años noventa como única fuerza parlamentaria que se denomina nacionalista. Afitau por Beiras como tercer partíu, modera el so discursu y llega a ocupar l’espaciu de centro-izquierda. Llega incluso a superar al PSdG nes autonómiques del 97 (25% de los votos, 18 diputaos), y tener les alcaldíes de Vigo, Pontevedra y Ferrol. Esi será’l so cumal elleutoral. En 2005, con Anxo Quintana de cabezaleru, forma parte d’un gobiernu de coalición col PSdG, desbancando al eternu Fraga. El so discursu ye más moderáu y rural tovía, puñando pol ellectoráu del de Vilalba. Ocupen la vicepresidencia de Galiza y delles conseyeríes; entamen un proyectu educativu d’inmersión llingüística, les Galescolas; esbillen un borrador d’Estatutu d’Autonomía que define a Galiza como nación, y traten d’algamar competencies d’autogobiernu en toles estayes. Sicasí, tocar poder pasó-yos factura: casos de corrupción, moderación del so discursu, descréitu políticu (coalición elleutoral con CiU y PNV), y dende entós vien sufriendo un descensu en votos y dixebres de fracciones descontentes cola llínea oficialista.

Escisiones na casa común

JPEG - 16.8 KB

En xineru de 2012 la XIII Asamblea del Bloque lleva a la dixebra de fracciones per dayuri: pela izquierda colen Encontro Irmandiño y Esquerda Nacionalista; pela derecha el Partido Nacionalista Galego-Partido Galeguista y Máis Galiza, que confluirán en Compromiso por Galiza. La crítica dende la izquierda ye la “burocratización del partíu, la desconesión coles necesidaes del pueblu trabayador galego, y l’arrenuncia a les tesis soberanistes”. Poro, “una parte mui significativa del movimientu popular púsose como tarea crear el nuevu referente políticu y desplazar al BNG” diznos Pepe Arias, miembru del Movemento pola Base. Asina les coses, anguaño al marxe del BNG queden Compromiso por Galiza (proyectu socialdemócrata que salió trasquilada nes últimes autonómiques, afaláu pola escisión de Máis Galiza y PNG-PG); Nós-UP (escisión independentista marxista-leninista, que defiende el reintegracionismu de la llingua gallega cola portuguesa); l’Assambleia da Mocidade Independentista (AMI, izquierda revolucionaria, venceyada a episodios de violencia política), y Resistencia Galega, un proyectu insurreccional, que nun tien de referente a nenguna siegla nin organización, sinon que persigue dinamizar l’autodetermín de les capes populares gallegues mediante la llucha revolucionaria per medios de violencia política difusa.

Ves como non era tan difícil?
só hai que esforzarse un pouco
en deixarse levar, e xa verás
qué ben te apañas neste novo
Único Mundo Posible,
porque o show debe continuar,
compañeiros, e hai un papel
reservado para ti con dúas frases
e un mutis elegante.

(Alberto Lema, Plan de fuga, Estaleiro Editora, 2007)

Los díscolos pela izquierda afalen una refundación so les bases del asamblearismu y una economía política inequívocamente d’izquierdes, abriendo un procesu d’alderique baxo’l nome de Novo Proxecto Común, nel que participen Encontro Irmandiño, FPG, MpB, FOGA (Pontevedra) y Causa Galiza (continuadora de Bases democráticas galegas, procesu previu que se tenía por un foru xunitariu pa socializar el derechu al autodetermín). “Depués de la XIII Asamblea del BNG había un gran descontentu de parte de les bases cola direición del partíu que facía que yá nun lo sintieran como la casa común del nacionalismu. Había una bayura de nacionalistes fuera del Bloque, al tiempu que les organizaciones de fuera del BNG nun yeren a remanar un nuevu referente políticu, asina que depués de l’Asamblea de xineru entamó esi Novo Proxecto, con conceyos coordinaos en tol territoriu gallegu, para encadarmar una nueva organización, na que conviven diferentes cultures polítiques, y onde participa fundamentalmente l’Encontro Irmandiño y depués, organizaciones de la izquierda independentista, que remata en xunetu col naciatu d’Anova” diznos Pepe Arias, del Movemento pola Base. “Les organizaciones preesistentes tuvieron un papel significativu na fundación, pero’l procesu tuvo condicionáu dende les bases”, afirma Arias. En xunetu el conceyu del Novo Proxecto Común apreba unes llínees mínimes d’actuación y escueyi el nome pa la nueva organización: Anova-Irmandade Nacionalista. Ye esti un proyectu de militancia individual, na que interiormente nun tán reconocíos los partíos, y que tien como principales encontos el socialismo, l’ecoloxismo, el republicanismo, y l’independentismo. El so funcionar ye de corte asambleario, y fue en conceyu abiertu cómo les bases debatieron los alcuerdos de mínimos de la nueva siegla, y ataron en curtio puntos delicaos como les competencies de los cargos públicos de la organización o los posibles alcuerdos elleutorales. Hai decatase que’l movimientu ciudadanu ‘indignáu’ en Galiza tien poca fuerza, enxamás tuvo la dimensión del restu del Estáu. “Sí qu’hai actividá social col problema de les participaciones preferentes, colos desallugos, pero la xente d’estes plataformes en xeneral nun participen del movimientu nacionalista” desplica Arias. Los movimientos sociales en Galiza, pela cueta, desendolquen un trabayu perimportante en centros sociales, y últimamente en cooperatives integrales. Si bien son movimientos autónomos, “esisten vasos comunicantes con Anova”, porque activistes de la organización política participen a título personal de les iniciatives sociales. “Eses cadarmes sociales yá esistíen enantes d’Anova y van siguir esistiendo depués”, diznos Arias. “De fechu, el procesu d’Anova tamién foi una especie de cooperativa política".

"Había una bayura de nacionalistes fuera del Bloque, al tiempu que les organizaciones de fuera del BNG nun yeren a remanar un nuevu referente políticu, asina que depués de l’Asamblea de xineru entamó esi Novo Proxecto".

JPEG - 37.3 KB

Nel branu Beiras, recoyendo la demanda de les bases, llanza la idea d’un proyectu políticu anticapitalista y soberanista, ufrida a tol nacionalismu d’izquierda (BNG incluyíu), que pueda valtar al PP del poder, y que pueda entamar andeches con “fuerces estatales d’izquierda que reconozan el derechu d’autodetermín”. Nun tiempu récord ente Anova y EU afiten una alianza elleutoral a la que tamién se suma posteriormente la federación gallega d’Equo, y los nomaos ecogaleguistas, otra escisión del BNG de corte socialista y ecoloxista. Con perpocos medios económicos, materiales y mediáticos (mesmamente tovieron escluyíos de los debates televisivos), "pero con un entusiasmo militante impresionante y mui efectivo", y con Beiras como catalizador d’esi discursu énte la sociedá, AGE desendolca una campaña elleutoral frenética, reclamándose como "la Syriza galega", trabayando a fondo les redes sociales y percorriendo tola xeografía gallega col so discursu "Hai que paralos", en referencia tanto a los herederos de Fraga como a les polítiques anticrisis de recortes. Si bien nes ciudaes ye onde más votos algamó la nueva coalición, ye bien valoratible tamién el votu que sacaron nes provincies más rurales de Galiza anque nun-yos permitiera ganar más diputaos.

A poco más d’un mes de la constitución del nuevu parlamentu gallegu poca valoración podemos facer del trabayu de la nueva coalición. Sicasí, parez nidio que la principal precupación del grupu parlamentariu ye proyectar les demandes de los coleutivos sociales que-y prestaron sofitu, con temes como los desallugos o les preferentes. Les llínees de collaboración dientro de la coalición nel parlamentu de Galiza tan bien definíes nel so programa elleutoral, que recueye, ente otres coses, el derechu d’autodetermín.

DOCUMENTOS