L’enemigu ta dientro (nun fae falta que disparéis)

11 de febreru de 2013 DE 2013 • Dani A. Prendes

Pa quien nun lo sepa, amás de na vetusta ciudá carbayona, los militares facistes tamién tovieron en Xixón episodios de resistencia numantina cuando españó’l golpe d’estáu el 18 de xunetu del 36. El cuartel de Simancas sirvió d’abellugu pa unos apitelaos golpistes que cuntaben con llevar del ramal a la población civil en dándose’l pronunciamientu militar. Pero non. Les milicies obreres nun solo nun se dexaron, sinon qu’esfarraparon les muries del cuartel con tolo que teníen a mano, dinamita mayormente. Lluéu d’un mes de combate, los sitiaos enviaron un cable desesperáu al cruceru Almirante Cervera, que cañoneaba a los milicianos dende la costa xixonesa, pa que-yos diera un final al altor de la épica franquista: "El enemigo está dentro. Disparad sobre nosotros". Los facistes preferíen morrer por fuéu amigu qu’espichala baxo les bales obreres.

Dalguien dixo alguna vez aquello de que namás el neciu suaña con morrer heroicamente y que’l sabiu, en cambio, suaña con vivir coherentemente. Sicasí, parezme que na izquierda asturiana nun fae falta que naide mos remate, porque hai tiempu que yá golemos a fiambre. Tenemos munchos y mui sangrinos enemigos que pasín a pasu fueron rucándonos les entrañes. L’autocomplacencia quiciabes seya’l primeru y peor de toos ellos: la xente progre, los revolucionarios del planeta Asturies, munches veces vivimos tan a gusto con nós mesmos que nun importa que les contradicciones del capitalismu tean españándonos delantre’l focicu y que nun seamos a facer nada pa tornar la tortiella. Que nun seamos a encadarmar la respuesta necesaria y definitiva, y eso, como dixo tamién otru anónimu ilustre, a pesar de que les condiciones oxetives tean hasta los coyones de nosotros. Abúltame que la mayoría prefier siguir siendo cabeza de ratón enantes que cola de lleón; prefier siguir encantándose colo bien que suena la so voz delantre la so parroquia, en vez d’arimar l’hombru, abrir bien les oreyes y ver qué ye lo que mos cuenta el desconocíu que tenemos al lláu. Lo mesmu hasta tenemos algo en común. Muncho xeneral ensin tropa, muncha sopa de lletres y muncha organización con menos bases que la mayoría de les asociaciones de vecinos d’un barriu cualquiera ye lo que tenemos.

Y ye qu’ente la izquierda del duernu y los revolucionarios d’eslogan tamos arreglaos. ¿Saben los nuestros vecinos que llevamos un mundu nuevo dientro de los nuestro corazones? ¿Molestámonos n’opinar razonadamente más lloñe del guetu de los convencíos? ¿Vendrá’l cambiu social de lo que seamos a montar los mis colegas y yo? Toi fartu de sentir falar, criticando lo que faen otros les más de les veces, a persones que nun diben pasar un esamen de mínima coherencia. Fartucu de defensores de la clase obrera que nun cotizaron un día na so puta vida, de superreivindicativos/es que cuando hai fuelga van a trabayar, o de concienciaos colo que pasa en Papúa Nueva Guinea que nun dan la cara cuando-yos toca a los sos compañeros. Nin un triste retuit solidariu.

O de que la becaria que garra’l teléfonu n’Academia la Llingua conteste en castellán.

Sabéi de xuru que pondré too de la mio parte pa tener el llabor que me encamentéis fecho con bien de tiempu. Por si cuando teamos a piques d’asaltar el Palaciu d’Inviernu tengo que quedar en casa cambiándo-y los pañales al pequeñu.

Dicía Alberto Olmos, ún de los meyores narradores actuales, que nel 15m había demasiaos iPhones; dicía Víctor Alba, periodista del POUM, qu’un procesu revolucionariu tien poco que ver con ximielgar banderes al vientu y bastante más con llevar con rigor llibros de contabilidá; digo yo, que pa eso soi anónimu y puedo permitímelo, que yá mos val de danos palmadines na espalda colo bien que lo facemos y lo poco que mos entiende la sociedá. Meyor mos diba dir si diéremos el callu de verdá nes organizaciones que más mos peten. Que caún escueya la suya.

El compromisu necesariu ha ser tanto colectivu como personal. Hai tres años cometí lo que’l compañeru Luis Plaza, sindicalista colombianu refuxáu n’Asturies, llamaría "un actu lliberal". Escoyí ser padre a sabiendes de lo que mos venía enrriba. La mio compañera y yo decidimos que, anque hubiéramos tener el culu apretáu durante munchu tiempu, la coyuntura nun diba marcar el nuestru proyectu de vida. Y les consecuencies pienso asumiles hasta lo último. Por eso lo pongo negro sobre blanco. Pa recordámelo cada día y que me lo puedan recordar. Y echar en cara si llega’l casu.

Préstame leer nos medios les intenciones bones, espero que tamién sinceres, de voceros d’organizaciones polítiques asturianes que falen de sentase a aldericar, con tiempu y calma, de qué tamos dispuestos a facer pa construir. Préstame ver que los medios alternativos asturianos, anque ruinos n’estremu, dan pasinos y faen cosines pa cuntar lo que pasa y lo que pensamos. Préstame pensar que, anque finalmente seya por desesperación, seremos a entamar algo sólidu y propiu onde parapetanos mientres avanzamos.

Y sabéi de xuru que pondré too de la mio parte pa tener fechu con bien de tiempu el llabor que me encamentéis . Por si cuando teamos a piques d’asaltar el Palaciu d’Inviernu tengo que quedar en casa cambiándo-y los pañales al pequeñu.