Juicio a veinte ovetenses por parar un desahucio

9 de xineru de 2013 DE 2013 • Diagonal Asturies

[Foto Javier Bauluz, Periodismo Humano] “Fueron cuatro horas de tensión, de rabia, de tristeza. La impotencia nos atenazaba, pero la injusticia cometida nos impedía dejar de oponernos pacíficamente al desahucio de Jorge, Patricia y su hija Amanda, de seis meses”, relata una de las activistas del bloqueo del 27 de junio organizada por la PAH y el 15M asturianos que reunió a más de un centenar de personas en el barrio ovetense de Ciudad Naranco.

Video de la huelga de hambre de Jorge Cordero reclamando a Cajastur la dación en pago

Para Santiago y Alicia, presentes en el desahucio, esta fue la situación más angustiosa de la jornada. “Dejó constancia de que la cerrazón bancaria y la violencia policial no harían miramientos para sacar a los ocupantes del piso”. Otro activista, César, apunta a “las dos detenciones violentas y aleatorias realizadas enfrente del portal”. A pie de calle surgía una pregunta: ¿Era necesario todo aquello para desahuciar a un bebé de pocos meses? “¡Qué guapu ye desahuciar a un bebé!” se cantaba, mientras los vecinos del barrio comenzaban a acercarse y muchas personas hacían sonar cacerolas por la ventana.

Gabino de Lorenzo, nuevo delegado del Gobierno en Asturies y antiguo alcalde del PP de la ciudad durante 21 años, preparó un despliegue policial sólo comparable al dedicado a acallar quejas ciudadanas durante la entrega de los premios Príncipe de Asturias cada mes de octubre. Una ciudad tranquila como Uviéu no suele ver un operativo de más de 50 unidades de la UIP que solicitaron incluso ayuda al cuerpo de bomberos.

Arranca el juicio

Era sólo uno de los trece desahucios que se ejecutan al día en Asturies (1189 en el primer trimestre de 2012), pero fue un momento clave para los movimientos sociales. Veinte activistas fueron detenidos, entre los que se encontraba Jorge, dueño de la vivienda, y hubo varias personas heridas tras las numerosas refriegas de la UIP que cercaban Ciudad Naranco desde las cinco de la madrugada.

Las personas detenidas comenzaron a declarar en septiembre; 18 se enfrentan a cargos de resistencia y desobediencia grave y dos más son acusados de atentado, aunque aún no hay petición de penas por parte de la fiscalía. Los encausados mantienen fija la mirada sobre “los ocho de Tetuán”. El sobreseimiento del caso del stop desahucios madrileño, similar al de Uviéu, podría arrojar algo de luz sobre el futuro de los imputados asturianos.

Desde septiembre de 2011 la PAH-Asturies se encarga de coordinar los movimientos sociales asturianos frente a los desahucios. La plataforma colabora estrechamente con las asambleas locales del 15M y el CSOA La Madreña, entre otros. Una población asturiana, de poco más de un millón de personas, hace que la relación entre colectivos sea estrecha; muchos activistas reparten su tiempo entre varios grupos, lo que se traduce en una buena coordinación regional y gran respuesta en la calle. “Hasta ahora hemos tratado unos 70 casos”, relata Miguel Ángel García, miembro de la plataforma desde sus orígenes. “Hemos logrado sentar a quince familias a negociar con el banco, consiguiendo un alquiler social y cuatro daciones en pago”. En Asturies, un 25% de los desahucios son ejecuciones hipotecarias, correspondiendo el resto a alquileres y negocios. Aún sin cifras oficiales por comunidades, si hablamos de quién los ejecuta, Miguel tiene claro que “en el Estado español es Bankia, pero aquí la palma desahuciando se la lleva la Unión de Créditos Inmobiliarios (UCI), financiera del Banco Santander”.

Texto de Daniel Rozas, en Diagonal.