Homenaje a los caídos de la Brigada Vasca en el Nalón

CNT, ANV y PCE conmemoraron la lucha de los voluntarios vascos en Asturies

26 de mayu de 2013 DE 2013 • Glayiu

El pasado día 18 tuvo lugar un nuevo homenaje a los soldados y milicianos de la Brigada vasca que cayeron en la ofensiva antifascista del Nalón en febrero 1937. Militantes y simpatizantes de la CNT, de ANV y del PCE-EPK acudieron desde Euskadi y varios puntos de Asturies al puente de Vega de Anzo, sobre el Nalón para honrar la memoria de los caídos.

En el pueblo de Valduno tuvieron lugar varios actos con intervenciones de los convocantes, y una ceremonia con los ttuntturros vascos. También se interpretaron canciones vascas a cargo de Miker Markez, tras lo cual acudieron al puente a tirar claveles sobre el río. En un principio el programa incluía un acto previo en la colina de Pando, junto a san Lázaro de Paniceres (Uviéu), pero el retraso del autocar que venía de Euskadi impidió su realización.
Esta colina fue tomada por la Brigada vasca en la ofensiva de febrero de 1937 con un gran protagonismo del Batallón Isaac Puente de la CNT. Al finalizar los actos se cantaron “A las barricadas”, “La Internacional”, “Txikia" y "Eusko Gudariak". La jornada finalizó con una comida de hermandad en un restaurante de la zona. Reproducimos a continuación la intervención de Fernando Romero, en nombre de la Regional Asturiana de la CNT, organización encargada de dar la bienvenida a los compañeros vascos:

“Este no es un acto para recordar viejas batallas. Este es un homenaje, un esfuerzo por recuperar la memoria histórica. Podemos hablar de nuestros héroes, que los tuvimos. Sin ir más lejos, aquí cerca estuvo nuestro compañero Higinio Carrocera, del que estos días hemos conmemorado el 75 aniversario de su fusilamiento. Podemos decir que aquí
conquistamos una posición, que fuimos víctimas de una encerrona, que luchamos, en
definitiva, por unos ideales. Hay vascos, hay asturianos, hay jóvenes y viejos pero
sobre todo lo que hay son personas que lucharon contra el fascismo y por un mundo
mejor. No voy a hablar de la CNT, ni de otras organizaciones. Voy a hablar de hacer justicia. Justicia histórica. Voy a hablar de recuperar la memoria, de no matar a nuestros compañeros una segunda vez por nuestro olvido. No hay que olvidar. Hay que recordar. Aquí en Pando, en Llera, en toda Asturies, en todo el Frente Norte, las cunetas están aún llenas de muertos.
Nuestros muertos. Recordarles es un acto de justicia, de solidaridad, de compañerismo, de amor. Queremos a nuestros muertos. No olvidamos lo que hicieron y haremos un esfuerzo para que nuestros hijos sepan lo que ocurrió. Se luchó en estos montes, valles, y ríos. Se luchó heroicamente, valientemente. Aquí sonó el estruendo de los proyectiles, de la aviación, de las ametralladoras. Sonaron las voces de adelante, de retirada. Se luchaba metro a metro, cuerpo a cuerpo.
Avanzábamos y retrocedíamos. Veíamos caer delante a nuestros compañeros, heridos,
muertos. Era la lucha final. Era el triunfo la barbarie o de la esperanza de un mundo nuevo. Perdimos, sufrimos, morimos… Pero hoy, setenta y cuatro años después estamos aquí. Pisando la tierra que cubre la última morada de nuestros muertos, de nuestros hermanos que quisieron hacer una Revolución, que creyeron en un mundo más justo en el que los esclavos, definitivamente, serían emancipados. Hoy les recordamos y mañana también lo haremos porque mientras quede el recuerdo la batalla no se habrá perdido. Y aunque nos espere el dolor y lamuerte, frente al enemigo sabremos vencer. Salud y Revolución, compañeros!”