Guerra Civil de baja intensidad

26 de xunetu de 2013 DE 2013 • Rosario Hernández Catalán

Quizá exagere, quizás sea solo un recurso literario, pero juraría que los nietos de los fascistas nos están queriendo hacer una Guerra Civil de baja intensidad. Como hace ya mucho que el pueblo se desarmó y el Estado por el contrario, gracias al sacrosanto I+D, se pertrechó de las armas más sofisticadas, ya no hace falta pegar ni un solo tiro para ponernos al pueblo en nuestro sitio. Pueblo, que no ciudadanía. Una de las verdades más lacerantes, uno de los hechos más irrebatibles se llama en la jerga filosófica el «desnivel prometeico». ¿Qué cosa será ésa? Pues que si comparamos la capacidad armamentística de la gente con la capacidad armamentística de los estados lo que nos sale sonroja, abruma, avisa... Ya don Quijote se preocupó por el uso de los arcabuces, que hacían que cualquier caballerucho sin fuerza, honra y presteza pudiera combatir desde la distancia, sin cuerpo a cuerpo.
Es tan grande la megamáquina militar estatal que ya no merecemos ni una Guerra Civil al uso. Hay armas que ni conocemos, la sierva ciencia ha dedicado buena parte de sus neuronas al servicio del ejército. Logos es también raíz de logística, no sólo de lógica. He aquí un gran fracaso civilizatorio. Por tanto, a diferencia del 34 o del 36, ya no hay la más mínima posibilidad de una resistencia armada popular. El tópico ése de «la violencia nunca está justificada» se repite como un mantra porque más vale que te lo interiorices moralmente. Más vale. De nada te serviría creer que como pueblo tienes alguna posibilidad de ejercer violencia contra la casta opresora. El desnivel prometeico: tus petardos frente a las bombas de racimo. A eso se resume la geopolítica, la política a secas. En una mala ya tenemos claro quién manda aquí.

El tópico ése de «la violencia nunca está justificada» se repite como un mantra porque más vale que te lo interiorices moralmente. Más vale. De nada te serviría creer que como pueblo tienes alguna posibilidad de ejercer violencia contra la casta opresora. El desnivel prometeico: tus petardos frente a las bombas de racimo.

Por tanto cuando la élite elige oprimir a la gente libre, cuando esa pobre chusma que nos gobierna sin amistades, sin moral, sin principios, sin vida intelectual, sin afectos, sin valoración algún de la belleza, la justicia o la verdad... cuando esos seres mutilados, por un especie de envidia, decide pisotear a las mujeres y los hombres libres les basta con sacar o quitar leyes. Los nietos de Franco ya no necesitan hacernos una Guerra Civil con alzamiento militar. Saben que no es necesario porque esto es Europa y aquí la mano dura es de látex, no de acero. Por eso digo que nos están haciendo una Guerra Civil de baja intensidad. Y que por su baja intensidad durará todavía unos años más. Posiblemente Gallardón sustituya a Rajoy. Posiblemente la Guerra vaya mucho más allá del 2014, pues muy posiblemente el PP volverá a ganar las elecciones dado que el PSOE ya no podrá hacer oposición. Posiblemente nos gobierne a partir del 2014 una coalición de partidos de derecha. Posiblemente entonces hasta el 2018 tengamos Guerra de baja intensidad. Y en las guerras las mujeres somos campos de batalla. Posiblemente cuando llegue a los 50 seré una mujer interesante que disfrutó de derechos y me veré rodeada de jóvenes mutiladas al estilo franquista. Me estoy viendo que las de mi generación seremos como esas mujeres de más de 90 años que vivieron ciertas libertades en la República y son moral e intelectuamente más evolucionadas que las mujeres de 60 que crecieron con Franco. Me lo estoy viendo venir como en una mala novela distópica.