El fin del mundu sedrá dulce como una marañuela

22 de ochobre de 2012 DE 2012 • Pablo X. Suárez

Nel tablón informativu a la entrada a la sala de llectura de la biblioteca central d’Uviéu llantaron un cartel qu’alvierte a los usuarios de que, debío a la menor cantidá disponible d’exemplares de prensa diaria, el tiempu másimu d’usu de los mesmos nun pue superar baxo nenguna circunstancia la media hora. Tampoco cuento que los bibliotecarios tengan instaláu un dispositivu que-yos ameche un calambrazu a los xubilaos cada vez que la so llectura de La Nueva España esceda esti tiempu. Sicasí, too indica que nesti casu la demanda supera ampliamente la ufierta, y el propiu mercáu s’autorregulará en base a les nueves restricciones. Si esta regulación s’efectua a fuerza de cayáu y morrillazos, nun sabría dicilo. Ye posible. Cuando l’apocalipsis ta tán cerca que los políticos descuiden l’adormecimientu puretil nun país de vieyos como Asturies podemos esperar prácticamente cualquier cosa de los tiempos venideros. Sangre, guerra, revolución, reacción. Caparines, neoruralismu, fruta fresco, Iphones.

Vamos acumulando señales pequeñines d’ello. Los coches circulen, y nun ye paranoia mía, un poco más lento pela autopista. Cada vez se pesca más. Según la última encuesta, follamos menos que los vascos. Pisos vacíos. El rei zapica o posa cola mafia china. Animales enormes y sangrinos esperándonos al devolar la esquina.

De mano, la llucha pola vida encarnaráse en paisanos que s’engarren por La Nueva España. Yá depués faltará’l pan y cairán les bombes, porque pan y periódicu son la base de cualquier domingu, y cualquier domingu ye esencia d’apocalipsis selmanal. La seronda trairá los frutos de la tierra, y dizque la nueva mierda de programa con xente cantando en Telecinco llegó a los seis millones d’audiencia, pero la apariencia de normalidá vien siendo insostenible. Y tán fumigándonos, coño. Yá siento’l golor d’esi mexu col que nos fumiguen. Vamos acumulando señales pequeñines. Y enfotaos na propia pequeñez de les señales, dexámonos dulcemente llevar. Y echen a mil al paru y van trescientos a la mani. Namás confío nesos xubilaos, los de la biblio. Yá pue qu’agora, nesti precisu momentu, a falta de prensa, se tean dando bien de palos en medio d’El Fontán, y prenda con ello la mecha de sabe dios qué futuru inminente.