El ciudadanu, el proletariu y Nacho Vegas

o de cómo yendo a pol too, lo mesmu quedamos ensin ná

7 de xineru de 2013 DE 2013 • Dani A. Prendes

L’inefable proletariu Pedro Pablo Bazán carga na so columna "Las cosas claras" escontra’l ciudadanismu, la socialdemocracia, los servicios sociales estatales y la modernización del llinguaxe. Renueva los votos de la so fe na Revolución Social y llama a que faigamos lo mesmo el resto de ciudadanos o proletarios (a escoyer).

El buen llibertariu Bazán fae (buen) repasu de los llogros del movimientu obreru. Pero bona memoria nun gasta, puesto que o tien falles o ye selectiva: escaez los munchos llogros y evidentes ameyoramientos algamaos a traviés de reformes y l’acción partidista y/o parllamentaria. Yo, recurriendo a una expresión que sentí una vez a un ciudadanu (y proletariu, y paráu, y perroflauta, y aspirante a funcionariu...) carbayón, paso de "masturbar a los muertos": gloria y honor a la Comuna de París, al Ochobre bolchevique, a la Comuna asturiana, a la Revolución española, a los barbudos de Sierra Maestra, y a tou movimientu, triunfante o non, que puxara por baltiar la barbarie capitalista. Pero guárdese’l catecismu de la revolución, compañeru Bazán, y tenga la honestidá de reconocer que, incluso los avances arrancaos con fuelgues xabaces y ximnasia revolucionaria yeren "batalles concretes", que se ganaben o perdíen.

Plantea Pedro Pablo la escoyeta de si ciudadanu o proletariu. Creo entrever que hasta él mesmu entiende que pueden non ser términos escluyentes: proletariu ye un conceptu d’Economía política, el que tien que vender la so fuerza de trabayu para sobrevivir; ciudadanu ye un conceptu de Derecho Civil, el que pertenez a una superestructura política (o de Xeografía Humana, el que habita nuna urbe, pero pémeque eso agora ye secundario). Trabayadores sí y ciudadanos tamién: los derechos conquistaos qu’agora nos retayen para salvar los muebles al capitalismu xabaz hemos reivindicalos porque son de nueso en tanto que persones. Nin han ser l’oxetivu final de la batalla, nin lo que mos da calter de clase. Son de nueso porque les xeneraciones anteriores pelearon y ganaron. O porque lo puso ehí el Caudillo, pa que nun cayéramos na tentación xudeomasónica. Pero’l pelligru de plantear el "tou o ná" n’abstracto anguaño, ye quedar en menos que ná. Más derechos, tolos que queramos; menos, ni ún. Sabemos que col compañeru Bazán nun contamos para defender los servicios públicos. Con Rajoy, De Guindos, Rubalcaba y compañía tampoco. Yá tienen daqué en común los anarcosindicalistes y los neolliberales.

Diserta l’ácrata Bazán so los pelligros de la revolución hipster, y de quien necesita tar a la última como los pexes l’agua. Caún puede presentar los sos argumentos ya idegues col formatu que-y pete, pero taba bien tamién decatase de cuándo y ónde vivimos, y de que non por reiterar cual mantra les verdaes revolucionaries éstes van calar meyor nes hipersaturaes mentes de los equí presentes. Puestos a escoyer, apuesto pola renovación del llinguaxe, que non de les idegues, como ficieron los escelentes tipógrafos y propagandistes de la CNT nel so momentu (exemplu de vanguardia creativa y estética), o Maiakovski y Rodchenko allende los Urales na revolución bolchevique. De xuru qu’entós daquién tamién los llamó ’posmodernos’. Pero mira tu, pasaron noventa años y la so obra sigue siendo tan políticamente eficaz como estéticamente atrayente y rompedora. Ta perbién que Dixebra diga al altu la lleva lo qu’equí toos pensamos y polo que naguamos; nun tien menos valor que Nacho Vegas o Manta Ray faigan un discursu asemeyáu nel Teatru Xovellanos petáu, delantre de la modernez. Pa ellos les idegues y la praxis, lo mesmu que pa Xune, nun son flor d’un día.

Cuando Rosa Parks se negó a llevantar el so negru panderu del asientu pa blancos del autobús, fízolo dende la so lexitimidá como ciudadana. Cuando empuraron al xeneral Galindo por enfariñar en cal viva a Lasa y Zabala ficiéronlo porque éstos yeren ciudadanos. Ta perbién ser proletariu, pero, mamina, nun me quitar tamién la condición de ciudadanu.

Hai poco lleía nuna mui proletaria rede social, el carallibru, un cartelu nel que tamién rechazaben el ciudadanismo por "egoista, pijo y posmoderno" (palabra arriba, palabra abaxo), y reclamaben l’arguyu proletariu. Y sí, ser currante ye como pa tar arguyosu, puesto que nun dependes de naide más que de ti mesmu y del sudu de la to frente. Y habrá ’indignaos’ cuya mayor quexa seya nun tener un sueldu acordies coles cuatro carreres y cinco másters que tienen. Tamién habrá algún proletariu naguando por desertar de la so clase social nel BMW que paga a plazos... Pero ye que cuando-y cortaron la tiesta a Luis XVI reconociéron-y el so estatus de ciudadanu. Cuando Rosa Parks se negó a llevantar el so negru panderu del asientu pa blancos del autobús, fízolo dende la so lexitimidá como ciudadana. Cuando empuraron al xeneral Galindo por enfariñar en cal viva a Lasa y Zabala ficiéronlo porque éstos yeren ciudadanos. Ta perbién ser proletariu, pero, mamina, nun me quitar tamién la condición de ciudadanu.

De l’actual debacle del capitalismu financieru saldrá lo que nosotros y nosotres seamos a crear, o lo que los medios seyan a vender: un movimientu anarcosindicalista fuerte, un partíu a lo Syriza, a lo Alborecer Doráu, o un Berlusconi cañí. O puede que too cambie para siguir como tábemos. Nel movimientismu aislláu nun confío porque cuando pasa l’afoguín inicial, los que nun taben abondo concienciaos colen a la siguiente moda, o marchen pa casa, o acaben en UPyD. N’Italia hailos que tovía se la pelen cola Autonomía Operaria del 77, viendo les semeyes de cuando’l movimientu llegó al cumal, asaltaron un par d’armeríes y pegaron un par de tiros a la Policía. Fin. Políticamente nun quedará nin rinxu, pero qué bien que lo pasemos. Tampoco creo na proletarización furibunda de los pequeños burgueses: güei les files del partíu de Berlusconi tán enllenes d’antiguos miembros de Lotta Continua y Avanguardia Operaria, partíos ellos perproletarios.

Puestos a construir y a llamar a conceyu a esi 99%, quédome cola confluencia del movimientu y la estructura política, cola puesta al día del llinguaxe, y cola articulación de propuestes pa pasar de la eterna y cansina izquierda del NON a la más que necesaria del SÍ. Quédome col trabayu dende la base, cola non profesionalización de los cargos políticos, cola acción política dende lo local, cola defensa del territoriu propiu pa llantar equí y agora el nuestru primer encontu. Pedro Pablo Bazán, buen amigu y meyor sindicalista, col que comparto llectures y polémiques, y dalguna batalluca concreta, ha saber que, como dicíen na Bola de cristal: "solu nun puedo, con amigos, sí". Tamién afirmaben los tupamaros, guerrilla uruguaya que tuvo de rodielles a la dictadura militar, que "les pallabres mos separten, los fechos mos xunen".

Pues eso.