El ciudadanu Capeto perdió la cabeza un 21 de xineru. 1/3

CCII aniversariu de la decapitación del rey de Francia pola Revolución

21 de xineru de 2013 DE 2013 • Glayiu

Un 21 de xineru de 1790 l’Asamblea Constituyente de Francia llantaba como fechu inalienable la igualdá ente toles persones ante la llei, independientemente de la so condición social. Yera esto ún de los frutos de la Revolución francesa, movimientu trescendental pa comprender la historia contemporánea del mundu na so totalidá, consecuencia, a la so vez, de la influencia que tuvieron nel pensamientu européu la Edá de la Ilustración y la Revolución americana. Otru 21 de xineru, tres años más tarde, el que fuera rey de Francia Luis XVI, convertíu per aciu de la Revolución nel ciudadanu Luis Capeto, yera guillotináu como ún más delantre’l Palacio Real. Depués d’esto, el mundu yá nun volvió a ser el d’enantes.

Cuando se debatía la redacción de la Constitución europea, la democracia cristiana trató d’introducir una mención esplícita a "la herencia cultural del cristianismu" nel vieyu continente, magar que se tratare del testu llegal d’unos estaos aconfesionales. Podíemos falar muncho de lo que queda, o non, del sustratu cristianu nes nuestres vides. Lo que nun ye cuestionable, y naide nun reparó en facelo esplícito nesa o en cualaquier otra carta magna, ye la herencia que mamemos de los sucesos revolucionarios de la Francia de 1789. Por primera vegada na historia d’Europa les clases populares cuestionaron, desafiaron y valtiaron la omnipotencia d’un rey ya desendolcaron un programa políticu radical qu’acabó devorando a quienes más puxaron por él. La reacción consiguió llevar pal so regatu el torrente revolucionariu, pero pel camín quedaron la sociedá estamental, la inviolabilidá de la Ilesia, los privilexos de cuna y la imposición de la tradición frente a la razón.

Francia yera a finales del sieglu XVIII el país cabezaleru del la vieya Europa, y con ello, de tol mundu y en toles fasteres. Económica, científica y culturalmente los vecinos del norte llevaben la voz cantante frente al restu de monarquíes absolutes que puñaben por controlar el control de los recursos económicos del Nuevu Continente y que facíen y desfacíen alliances según soplara’l vientu. La llingua culta y universal yera el francés, que lu falaben les aristocracies europees y los círculos illustraos de tol mundu. Poro, l’orbe enteru entamó a tremar plasmáu cuando les antorches revolucionaries allumaron el camín de la sociedá moderna.

L’Antiguu Réxime

El modelu políticu previu al españíu revolucionariu yera eminentemente aristocráticu y, en dellos aspeutos, feudal. En Francia el Despotismu illustráu, l’aplicación de midíes propuestes polos filósofos illustraos por parte de los mandatarios absolutos nel poder, nun tuvo ecu nengún. La sociedá del Antiguu Réxime entá taba encadarmada por estamentos, o órdenes: el primeru yera’l cleru; el segundu la nobleza; el terceru, too lo demás, dende los obreros manuales a la naciente burguesía comercial. Los derechos llegales de la persona dependíen directamente de a qué orden social perteneciera. El muérganu de decisión yeren los Estaos Xenerales, qu’en 1789 llevaben ensin aconceyar dende 1614. Sicasí, la sociedá francesa de finales del XVIII nun encaxaba yá con esi esquema social ni económica, ni políticamente. La Ilesia, magar que siguía siendo’l mayor terrateniente, perdía poder y númberu; la nobleza espoxigara lluéu de morrer Luis XIV, y taba en condiciones d’aparar proyeutos impositivos del rey y porfiaba por controlar la vida política del país; la burguesía, lliderando’l tercer estáu, yera más influyente que nunca, gracies al esporpolle del comerciu esterior francés. Estudiaos y con perres, decatábense de la so posición discriminada ente l’aristocracia nobiliaria.

PNG - 104.9 KB

Pela cueta, el pueblu llanu siguía como siempre, ensin tastiar los porgüeyos del comerciu transoceánicu, sofriendo la carestía de la vida, y dependiendo de la venta de la so collecha nes ciudaes (más de cuatro quintos de la población siguía viviendo nel campu), de les sos manufactures, o d’unos xornales inciertos y ruinos.
La propiedá de la tierra repartíenla la Corona, la Ilesia, la aristocracia rentista y cobradora de tributos, foros y demás impuestos, una burguesía puxante y un campesináu llibre yá de servidume, pero somorguiáu a dalgunes sobrevivencies impositives del réxime feudal, y cada vez más afogaos polos impuestos sobre la tierra y la collecha
Políticamente Francia yá yera una xunidá. Les midíes politiques yeren yá d’ámbitu estatal, y la opinión pública percorría también toles llendes del Hexágonu. La ciudadanía tenía, poro, plena consciencia de pertenecer a una entidá política, sentimientu que la Revolución tornará n’ardor patrióticu en triunfando.

Soplen aires de Revolución

L’Imperiu francés taba enllordiáu nun guerra permanente coles otres corones europees, lo que suponía un pesu escomanáu pa la facienda pública. Ente pago de deldes de guerra y caltenimientu del aparatu militar marchaben praúticamente tres cuartes partes del presupuestu estatal. Había un déficit fiscal perpetuu que nun yera a cubrir los gastos remanaos pola Corona. El pueblu llanu pagaba, pero non los nobles. El más común de los tributos, la taille, tributu personal y anual, nun lo pagaba l’aristocracia, y la burguesía apañábase pa eludilo tamién. La Ilesia entregaba una "llibre contribución" al rey, muncho más ruina de lo que-y correspondería si pagare impuestos de manera proporcional a les tierres que poseía.
Asina, Francia yera un país ricu con unes arques públiques arruinaes. Hebo políticos y conseyeros que, por gracia de la Illustración despótica, quisieron cincar les bases d’un Estáu modernu con muérganos representativos rexonales, los Estaos provinciales, nes que toviera la burguesía comercial, xeneralización y racionalización d’impuestos, y una moderada confiscación de los baldíos de la Ilesia, pero estes propuestes reformistes quedaron pa prao. Abríase pues el camín a cambios más drásticos. La intención de la Corona de prescindir de los Estaos provinciales tal como taben d’aquella prevocó la ira de la nobleza, que se rebeló abiertamente contra la xugada pa recorta-y parte de los sos privilexos. Col aparatu recaudatoriu paralizáu por mor d’esta rebelión, nun siendo quién a consiguir préstamos nel estranxeru, Luis XVI tien de convocar en xunetu de 1788 los Estaos Xenerales pal añu siguiente, prometiendo atender les demandes de los diferentes estamentos.
La convocatoria de los Estaos Xenerales lluéu de más de sieglu y mediu destapó’l mayor de los alderiques públicos: espárdense como la pólvora milenta folletos políticos nos que caún defiende apasionadamente la so propuesta de representación pública. La nobleza, qu’al porfiar col rey punsiera al tren de la Revolución en marcha, impuso tamién que los tres estaos votaren dixebraos nel muérganu consultivu. Eso prevocó l’enraxone de los más pudientes d’ente’l tercer estáu.

En Francia la monarquía yera tradicionalmente enemiga del feudalismu, venceyáu al poder señorial nes provincies. Poro, la Corona tendía a sofitase nel tercer estáu frente a l’aristocracia. Pero en 1789, en viendo’l determín col que la burguesía se defendía frente a la so discriminación, Luis XVI trató de recular y facer piñu cola nobleza rebelde.

Suenen voces que piden la desapaición de l’aristocracia por parasitaria ya inútil. Qué ye’l tercer estáu, de Sieyés, y El contratu social de Rosseau atruenen cola fuerza de los sos argumentos. La imposición de los intereses de la nobleza lleva al pueblu llanu a separtase d’ella frente al clero y al rey, y a afitase nuna postura autónoma y cada vez más radicalizada.

Los Estaos Xenerales: clase contra clase

En mayu de 1789, como anunciaren, aconceyen los Estaos Xenerales. Los xuristes pudientes que representaben al tercer estáu refuguen la dixebra por estamentos, defiendiendo la cámara única y el votu individual. Depués de seis selmanes porfiando, dellos miembros del cleru colen de la bancada del primer estáu pa sentase xunto a los representantes de la plebe. Recíbenlos con vítores. Viendo’l puntu muertu de la situación, el 17 de xunetu de 1789 el tercer estáu proclámase Asamblea Nacional, col enfotu de redactar una Constitución. El rey busca una vía propia con un programa de reformes que llega tarde y nun convence a naide. La llucha de toos contra toos dexólo nuna situación más que comprometía. En Francia la monarquía yera tradicionalmente enemiga del feudalismu, venceyáu al poder señorial nes provincies. Poro, la Corona tendía a sofitase nel tercer estáu frente a l’aristocracia. Pero en 1789, en viendo’l determín col que la burguesía se defendía frente a la so discriminación, Luis XVI trató de recular y facer piñu cola nobleza rebelde. El so golpe sobre la mesa llegó tarde, a finales de xunetu, disolviendo los Estaos Xenerales pola fuerza. El tercer estáu, enfrentáu a unos y a otros, caltúvose firme y decidió tirar p’alantre.

El pueblu llanu encabeza la Revolución

JPEG - 23.2 KB

Magar que los representantes del tercer estáu yeren na so mayoría xuristes burgueses, el pueblu llanu tamién tremaba cola constitución de l’Asamblea Nacional como muérganu executivu de la so clase social. La coyuntura nun yera bona: precios al alza, estancamientu de la producción manufacturera depués del fin de la guerra americana, desempléu. Nel campu, los campesinos fartucos de sieglos d’abusos, nun sabíen y yá nun queríen pagar impuestos a naide. La llamada a un exércitu na redolada de París por parte de Luis XVI púnsolos más gafos tovía, y les diferentes clases del tercer estáu entainaron la preparación de la so defensa militar en París. El 14 de xunetu les mases empobinen pa La Bastilla, polvorín y cárcele en mediu la ciudá llevantáu na Edá Media p’acogotar a la población. Esta vez, les armes qu’apuntaben al pueblu pasaron a les sos manes cola ayuda de parte de la guarnición. La muchedume triunfante paseó en piques les cabeces del gobernador y del alcalde de París. L’exércitu aconceyáu en Versalles nin gurgutió. El rey vio la so oportunidá, reconoció a l’Asamblea Nacional como muérganu lexítimu, disolvió les tropes de Versalles, y encamentó a cleru y nobleza pa qu’entraren a l’Asamblea. En París arrancharon una guardia burguesa, ciudadana, qu’amestó a los colores de la ciudá, coloráu y azul, el blanco de la casa de los Borbones. La enseña tricolor revolucionaria surdía asína meciendo lo moderno colo vieyo.
Nel campu la cosa yera diferente. Apaeció el Gran Miéu. La inseguridá y la incertidume llevó a los campesinos a organizase pa protexese y pa atacar tamién les bases del réxime señorial. Asalten les cases de los terratenientes y quemen los archivos de pagos de tributos, llantando les bases pa la desapaición del Antiguu Réxime y la so sustitución por un modelu nuevu.