Comienza la campaña pola oxeción fiscal

6 de mayu de 2013 DE 2013 • Glayiu

Como cada añu a la hora de facer la declaración de la Renta enrama tamién la campaña pa promover la oxeción fiscal al pagu d’impuestos pa gastos militares. La Campaña asturiana pola Oxeción Fiscal convoca una concentración frente a les oficines d’Hacienda el llunes 6 a les 11:30 hores en Xixón, na cai Marqués de San Esteban.

"Ni una mujer, ni un hombre, ni un euro para la guerra". Ye’l lema que promueve la campaña asturiana pola Oxeción fiscal. La oxeción ye la negativa a dedicar los impuestos de cada ciudadanu a financiar el gastu militar.
"Según se fai más aguda la crisis, les persones cada vez tamos más familiarizaes colos conceptos de la economía. Delda, prima de riesgu, liquidez, y sobre manera una pallabra: recortes", afirmen los oxetores fiscales. "Les tisories de los gobiernos, remanaes polos capitales de dientro y de fuera, paecen nun tener fuelgu. Les diverses alministraciones estatales y autonómiques, sían del partíu políticu que sían, reducen gastos equí y allá. Frénense tou tipu d’inversiones, adelgácense les plantíes, mengüen los sueldos. Hasta se toquen sectores tan sensibles como la salú, la ensiñanza obligatoria, les pensiones, los servicios sociales, la solidaridá. Ello va de la mano d’una mayor presión qu’estrangula, saquia y emprobez a la población a base de xubes d’impuestos, la combinación col aumentu de precios de la enerxía y l’empeoramientu llegal de les condiciones del trabayu asalariáu y autónomu. Una vez más, el militar ye’l gastu que menos mengua. Ayudáu pola poción máxico de la opacidá y el camuflaxe en milenta partíes, y tamién pol desaxuste ente lo que se presupuesta y lo que se gasta daveres. Nesti contestu nel que tamos, les persones tenemos que tomar mayor
conciencia si cabe de cuáles son les nueses necesidaes."
"Dende la Campaña Asturiana pola Oxeción Fiscal al Gastu Militar declaramos
que la institución militar nun mos aporta nada como sociedá, al marxe de
les considerances étiques sobre la so esistencia, que nun hai que dexar de
faer enxamás. Si hai dalgo de lo que podamos prescindir ye del exércitu.
Si hai dalgo que pue y tien que se recortar son les fuercies armaes. Ye
hora yá d’escomenzar a falar de l’abolición del exércitu y de la
recuperación pa la sociedá de los recursos que devora."