Armón: las claves del "éxito" del astillero asturiano

17 de marzu de 2013 DE 2013 • Glayiu

Armón, astillero naviego que se hizo con las instalaciones de Izar Gijón, el antiguo astillero Juliana Constructora, ha venido siendo presentado como ejemplo de la industrialización asturiana. Sin embargo, la CSI ha presentado ante Inspección de Trabajo denuncias contra la empresa por deficiencias graves en las condiciones de seguiridad de los empleados, y por las precarias condiciones laborales.

"Es un caso de explotación sin precedentes en la historia de los astilleros asturianos". Así de contundentes se muestran desde la Corriente Sindical d’Izquierda sobre las condiciones de trabajo en el dique xixonés de la empresa Armón. Originaria de Navia, donde mantiene un pequeño astillero desde hace cincuenta años, Armón proyecta una imagen de empresa modelo asturiana, con sedes en Navia, Jarrio, Xixón, Vigo y Burela.
No todo el mundo opina lo mismo. La Corriente Sindical d’Izquierda, sindicato históricamente vinculado a la construcción naval en la bahía de Xixón, acaba de presentar en Inspección de Trabajo una denuncia contra Astilleros Armón y su subcontrata, Montajes del Nervión, por deficiencias graves en materia de seguridad laboral, y por las condiciones laborales de la subcontrata en la factoría xixonesa. "Esta empresa adquirió un astillero a precio de saldo y no asume ningun compromiso de dar trabajo a empresas asturianas que se empleaban con anterioridad en Izar Gijón y en Naval Gijón, y que como consecuencia del proceso concursal, no cobraron las deudas que habian contraído con cientos de profesionales de la construcción naval en sus plantillas, hoy en el desempleo", afirman desde la sección sindical de astilleros de la CSI. Armón prefiere subcontratar empresas gallegas que realizan jornadas prolongadas con contratos a fin de obra.
En la denuncia presentada se detallan infracciones graves en la instalación de andamios ("Armón aduce falta de fondos para mejorar su instalación"), alumbrado, señalización de seguridad, cuadros eléctricos, extracciones de humos, equipos de protección individual ("varían según la categoría profesional del trabajador"), y botiquín ("las curas las hace en el propio astillero personal no cualificado, presionando a los trabajadores eventuales lesionados para que no acudan a la mutua en horario laboral"), o el no cobro de pluses por trabajar en contacto con productos tóxicos, penos y peligrosos.
Paralelamente, la CSI denuncia las jornadas de doce horas, "en una situación de desempleo general, y de decenas de profesionales del sector naval en particular, sin que las horas extras generen descansos compensatorios en el caso de Montajes Nervión".
"Ademas de los hechos que se denuncian, los cuales deben de ser investigados y sancionados por la Inspección de Trabajo por incumplir gravemente la ley de Prevencion de Riesgos Laborales, hay otros que deberian ser abordados por las instituciones politicas de Asturies", opinan desde la Corriente.