¿Aconceyamos?

18 de febreru de 2013 DE 2013 • Nacho Muñiz

Cuando vas a la gueta castañes separtes l’oriciu de la castaña. Sería absurdu llevales enteres pa casa pa tirales ellí, ye pura economía nun esbardiar fuerces portando daqué que nun vas comer. Nun proyectu políticu namás los desesperaos quieren llevar l’oriciu.
Vease al PSOE sacando del armariu a la “indignada Talegón”, según ella militante de “base” pero que va a les manifestaciones arrodiada de ministros, buscando convencer a los que los critiquen. El PSOE va a la desesperada porque se ve como’l PASOK en 4 años.

A escala más pequeña ye normal que cuando s’empeziecen a mover les coses, cuando s’oyen voces d’unidá nel micromundu de la política asturiana, surden voces que lo primero que dicen ye “Pos yo non”. Pos vale, suerte nel to camín y esperemos atopanos, pero nun merez la pena entrar n’alderiques sobre estáu, capital, Lenin, Durruti o Allende...Siempres midiendonos la meruca a ver quien ye más (sic) revolucionariu, si ye que dalgún de verdá nos podemos autodenominanos asina.

Cuando llegues a esti puntu, al de falar namás col que quier falar, entós atopeste na situación de que tolos que se sienten a la mesa tan dispuestos a trabayar xuntos. Ganasti enforma tiempu y esfuerzu, que son preciosos. Yá tas a la metá del camín.

¿Y agora qué? Mirando atrás vemos los erros: partidismu, prieses, secretismu, virtualismu...
Estos procesos siempres se llancen cuando queden pocu tiempu pa les elecciones. Les prieses nun son bones conseyeres. Aforfuguen, dan sensación d’oportunismu, nun avaguen cavilgar.

Llevamos tiempu falando, ente compañeros que nun militamos n’organizaciones polítiques, sobre la necesidá de llamar a Conceyu Xeneral a la izquierda asturiana.
D’una forma pausada, cola vista a 4 ó 5 ó 6 meses, sumando sofitos.
Abriendo un plazu ampliu de recoyida de propuestes, de la llinea política a siguir nel próximu añu.

El secretismu, sicasí, fadia a los más cercanos. Nun ye dificil faer una acta d’una xunta y roblala por tolos participantes. Da sensación de tresparencia, de faer les coses d’otra manera. El virtualismu, que por si nun tendría de ser malu, contaminase de los otros erros. Los partidarios d’unos y otros, cuando non dalgún infiltráu o interesáu nel que’l proyeutu falle, fáltense dende l’anonimatu. Evidentemente creen a los suyos sobre l’orixe del fallu, pos nun hai acta, y les prieses aforfuguen.
Erros, toos ellos, iguables camudando la nuesa forma de comunicanos y faer les coses.

Llevamos tiempu falando, ente compañeros que nun militamos n’organizaciones polítiques, sobre la necesidá de llamar a Conceyu Xeneral a la izquierda asturiana.
D’una forma pausada, cola vista a 4 ó 5 ó 6 meses, sumando sofitos.
Abriendo un plazu ampliu de recoyida de propuestes, de la llinea política a siguir nel próximu añu.
Ensin sigles, pero pidiendo a les organizaciones qu’animen al so militantes a allegar, y que faigan sos les propuestes.
D’una forma abierta, onde tamién los desencantaos, los que yá nun militen puedan dar la so opinión, correxir los erros que llevaron a tantos a abandonar la política de clase.

Si dalgún dia consiguimos esto, axuntanos pa falar, y facelo d’una forma seria, lo demás, unidaes electorales o lo que sía, que tampoco tien por qué ser l’oxetivu, va venir el solín y de una forma natural, y munchos más sentiran el proyectu de so.