Acampada simbólica contra’l retayu en cooperación al desendolcu

12 de xineru de 2013 DE 2013 • Glayiu

Ayeri vienres, mientres aprobaben el presupuestu municipal, la Coordinadora de ONG’s d’Asturies (CODOPA) convocó una acampada simbólica na Plaza Mayor contra los retayos en solidaridá del Conceyu de Xixón, pa reivindicar que se destine’l 0’7% del presupuestu municipal a la cooperación al desendolcu, y denunciar el descensu nun 75% de les partíes pa la cooperación internacional.

La propuesta de destinar parte del PNB de los países ricos como ayuda oficial al desendolcu de los países del Sur remontar a finales de la década de los cuarenta y principios de los cincuenta, cuando dellos informes de la ONU cuantificaron les necesidaes de capital de los entós llamaos países en víes de desendolcu. L’interés de la ONU naquella dómina yera promover un ciertu fluxu de capitales del Norte escontra’l Sur p’ayudar al desendolcu económicu d’estos de países. La primer formulación d’un porcentaxe concretu foi realizada en 1958 pol Conseyu de les Ilesies que solicitó a los países ricos que destinaren el 1% de la so renta nacional a l’ayuda al desendolcu. Nel últimu tramu de los años 60 empecípiense movimientos de reivindicación nes naciones más poderoses y decide dase el 1% de PNB en conceutu d’ayuda’l desendolcu pa erradicar la estrema probeza nos países aprobetaos. Esti 1% se desglosó nun 0’7% públicu y el restu el, un 0’3% al cargu de les empreses privaes.

"Esto tendrá un efectu dominó sobre la pobreza y la inxusticia, con un esporpolle obscenu de la desigualdá. La ética queda pelos suelos, frente a la antiestética del porche de la conceyala. Y sin embargo se aprueban 23 millones para pagar deudas a los banqueros. Y se destinan dineros inútiles a fomentar los valores de la muerte del desfile aéreo que aumentó en 2012 de tamaño económico", afirmó Javier Arjona, activista de la cooperación internacional.

El conceyu de Xixón foi pioneru n’España en destinar el 0,7% de los sos recursos y en responder, asina, al movimientu solidariu de la ciudadanía que reclamó esta aportación de los presupuestos locales, autonómicos y xenerales pa sofitar un desendolcu humanu sostenible a nivel global.

DOCUMENTOS