Acabó l’Antroxu

14 de febreru de 2013 DE 2013 • Beatriz R. Viado

Xente que sabe, qu’estudia y que llee diz que ye normal, que corrupción y sistema capitalista van de la mano. Y parez bastante sensato (l’afirmación, non el fechu). El sistema ye depredador, básase na lóxica del beneficiu y asina, mentes dalguién se beneficie, entiéndese que funciona perfectamente y ateniéndose a los sos propios parámetros. Hai trampa y nun queda nin pa cartón, pero eses yeren les regles dende’l principiu. Sí hubo un tiempu nel que l’abellugu de les democracies parllamentaries de mercáu, colos sos correspondientes y grandilocuentes discursos de derechos humanos xunto col contrapesu de la URSS, dio-y al capitalismu un aquel de semirrespetabilidá. Pero esi teatru ciarró y cayeron toles mázcares.

Toa esta crisis, dende l’empiezu hasta anguaño, ye un streptease integral d’un sistema que yá nun necesita antroxase de nada y enséñase tal cual, con tola so crudeza, sangre y vísceres. Como mui bien dicía esti día’l periodista Gregorio Morán1, perdiéronnos el mieu y el respetu. Cualquiera que se mazcarare n’Antroxu sabe que bien de veces los traxes dificulten los movimientos, los andares pueden volvese torpes y, si t’afates bien, nun te conoz nin to madre. Páseslo a lo grande, eso sí. Y oi, poder tar de xarana como si fuera Antroxu tol añu pero ensin toos toos esos refaxos, yá ye l’acabóse.

Y pa que depués digan que vivimos nuna sociedá materialista, ye chocante cómo una de les mayores y más unánimes indignaciones ciudadanes, según el barómetro de los chigres, centros sociales, parques infantiles y espacios d’alcuentru públicu en xeneral, ye’l tema esti de los sobres, del confeti, de los viaxes, del áticu de luxu, de que me xubo’l sueldu porque yo lo valgo, de que m’aprobetayo inxustamente... Pudimos quedar ensin trabayu, pudimos volver a casa por Navidá, na cuesta de xineru y esperar ellí la primavera, pudimos convertinos en gurús del reciclaxe y facer de la moda vintage una necesidá... Sospiramos, viemos que yéremos una montonera y sentímonos acompañaes na “fatalidá” de la crisis. Pero esto, pa enriba cachondeo, pos non, mira, hasta ehí podíemos llegar.

L’otru día sintí na radio afarfullar a ún d’estos páxaros, asegurando que pesie a tolos pesares y lo que te rondaré, les instituciones “son sólides” y “tán mui fuertes”. Y hasta podía tener razón: si corrupción y capitalismu van de la mano, les instituciones, de la monarquía al plenu del conceyu, son instituciones perfectamente afitaes pal arrequecimientu d’una élite escoyida por ella mesma, col pagable apoyu de les élites polítiques.

Tiénenlo too bastante bien atao y por eso son quien a mantener el xestu hieráticu mentes nieguen la evidencia. Anque unos pocos nervios sí que tienen. Nótase en que lo mesmo se-yos escapa la risa (cada vez más) que nos echen una bronca monumental namás que por preguntar y andar restolando ente los asuntos públicos como si fueren d’interés xeneral. L’otru día sintí na radio afarfullar a ún d’estos páxaros, asegurando que pesie a tolos pesares y lo que te rondaré, les instituciones “son sólides” y “tán mui fuertes”. Y hasta podía tener razón: si corrupción y capitalismu van de la mano, les instituciones, de la monarquía al plenu del conceyu, son instituciones perfectamente afitaes pal arrequecimientu d’una élite escoyida por ella mesma, col pagable apoyu de les élites polítiques. Paradóxicamente, anque sé bien que’l mentáu fulanu nun taba diciendo esto lliteralmente, cuando lu sentí nun pudi evitar da-y la razón, y creo qu’él mesmu lo reconocería fuera de micrófonu: les instituciones funcionen perfectamente, igual que’l sistema capitalista funciona perfectamente. Si un cañón dispara bombes y mata, efectivamente funciona.

Ye como si me cuentes que la institución del matrimoniu funciona, que ta sólida y sanísima. Y bono, la verdá ye que la mentada institución ameyoró un montón cuando entró en crisis y s’abrió la posibilidá de la so disolución vía divorciu. Habrálos, arzobispos o qué sé yo que más entendíos na materia, que s’espreceten defendiendo tal contratu al estilu tradicional en cuantes qu’una de les bases de la nuestra sociedá. Y claro que lo ye (cuando tienen razón, hai que dá-yosla): ehí tenemos una estructura bien afayadiza pa mantener el patriarcáu. Hubo y hai que cambiar esa institución pa que fuera posible vivir dientro d’ella. O pa qu’hubiera la posibilidá de vivir fuera. Hasta va bien poco les muyeres que nun entraben na institución yeren oxetu de compasión y/o despreciu, lo que nun quita pa que bien d’elles nun perdieren llibru, viaxe o candonga, sin naide que-yos arramplara colo baillao. ¿Quién nun conoz a una muyer felizmente viuda?

Munches vueltes se dieron a instituciones sagraes, como la del matrimoniu, pol bien de la metá de la población (inclusive pol de más de la metá, qu’hai conquistes que, anque nun lo sepian, lliberen al propiu opresor. Ye lo que tien la revolución: ye arrogante). Y nun pasó nada. O sí: qu’en xeneral, la cosa foi a meyor.

Pos eso.

1 Morán, Gregorio. “Ni miedo, ni respeto”. Caffe Reggio, 9 de febrero de 2013. En http://www.caffereggio.es/tag/gregorio-moran/